Economía

Yucatán paga deuda de 2 mmdp con donación de reserva territorial

El Congreso de Yucatán aprobó una iniciativa mediante la cual se autoriza la donación de la Reserva Territorial de Ucú a favor de un fideicomiso mediante el cual se pagará la deuda que tiene la entidad con el Instituto de Seguridad Social de los Trabajadores del Estado.
Yoisi Moguel / Corresponsal
30 diciembre 2014 21:1 Última actualización 30 diciembre 2014 21:1
Etiquetas
Congreso de Yucatán. (Tomada de Facebook oficial)

Congreso de Yucatán. (Tomada de Facebook oficial)

MÉRIDA.- Para cubrir la deuda que el Gobierno de la entidad tiene con el Instituto de Seguridad Social de los Trabajadores del Estado de Yucatán (ISSTEY), que se estima en más de dos mil millones de pesos, el Congreso local aprobó por mayoría una iniciativa de decreto mediante la cual se autoriza la donación de la Reserva Territorial de Ucú a favor del Fideicomiso Público para la Administración de esas tierras.

De acuerdo a la iniciativa presentada por el gobierno del Estado al Congreso local, con la enajenación de la reserva territorial de Ucú, que se calcula es de más de tres mil hectáreas, se cubriría la deuda con el ISSTEY.

En la última sesión del Primer Período Extraordinario de Sesiones, correspondiente al Tercer Año de Ejercicio Constitucional, el dictamen fue aprobado por mayoría de 17 votos a favor y 7 en contra.


El adeudo del gobierno estatal con el ISSTEY es resultado de la falta de pago del dinero que el Ejecutivo local captó mediante cuotas que les cobraba a sus trabajadores y las cuales no depositó en las arcas del instituto, principalmente durante la administración de Ivonne Ortega Pacheco, cuando más se agravo esa situación.

El legislador priista Rafael Chan Magaña, presidente de la Comisión de Presupuesto, Patrimonio Estatal y Municipal, solicitó el voto a favor de la Iniciativa, la cual dijo, cumple con todos los requisitos.

Aseguró que la iniciativa presentada era legal y constitucional, además de ser benéfica para la sociedad; en particular para quienes laboran o han laborado en las filas gubernamentales y que son beneficiarios del ISSTEY.

“Con el voto a favor no sólo se resuelve la deuda que el Gobierno del estado tiene con el ISSTEY, sino que se inyecta de vida al mismo Instituto y se comienza a solucionar un problema, no de índole local, sino de índole nacional e internacional, en relación al tema de las jubilaciones”, afirmó.

En su turno, el diputado Mauricio Vila Dosal, de extracción panista, aclaró que su fracción Parlamentaria votaría en contra al considerar falta de claridad en la operatividad de dicho Fideicomiso.

Al respecto, el secretario de Administración y Finanzas, Roberto Rodríguez Asaf, aclaró que al ISSTEY no se le está pagando con tierras, sino que se está donando esas hectáreas a través del Fideicomiso para el desarrollo del proyecto inmobiliario Ucú, donde se asumió el compromiso del pago del 30 por ciento de los ingresos para el instituto.

Afirmó que para cumplir con el compromiso con el ISSTEY, el Gobierno del Estado y el Fideicomiso pagarán sus intereses desde el primer momento, a partir de la entrada en vigor del Fideicomiso, además de que habrán revisiones del pago de compromiso anuales, con lo que el instituto empezará a capitalizarse.