Economía

Y tras el ‘divorcio’, ¿el Reino Unido quiere ser como Noruega?

Reino Unido tienen un largo camino para negociar qué relación tendrá ahora con la Unión Europea, una opción es el modelo noruego. 
Con información de Bloomberg
24 junio 2016 19:30 Última actualización 24 junio 2016 19:30
Bandera de Noruega (bloomberg)

Bandera de Noruega (bloomberg)

Tras decidir dejar la Unión Europea, al Reino Unido le espera un proceso de ‘divorcio’ que durará más de dos años, en el cual uno de los puntos a definir es cómo será la relación entre los británicos con el bloque.

Tres temas en particular estarán en el foco de los inversionistas: qué nuevo acuerdo regulará los 575 mil millones de dólares de comercio anual entre el Reino Unido y el bloque, en qué condiciones las empresas británicas podrán acceder a mercado europeo de 13.6 billones de dólares y si los bancos con sede en el Reino Unido podrán seguir haciendo negocios en el resto de Europa.


Existen al menos tres opciones

El modelo noruego
Si entra a la Zona Económica Europea, como Noruega, el Reino Unido seguiría teniendo acceso al mercado único y libre circulación de trabajadores, pero que no tendría voto en la forma en que estos modelos evolucionen.

Los bancos prefieren este modelo pues preservaría su acceso a los clientes de la UE.

Bajo este modelo, tendría que contribuir al presupuesto de la Unión. De acuerdo con The Guardian, Noruega paga anualmente 340 millones de euros y es el décimo país que más aporta al presupuesto del bloque.

El diario británico señala, citando al think tank Open Europe, que el Reino Unido tendría que pagar 94 por ciento de lo que paga actualmente para acceder a un esquema al estilo noruego.


Un nuevo acuerdo
Otra opción es negociar su propio acuerdo de libre comercio que limitaría la mayoría de los aranceles comerciales entre el Reino Unido y el bloque de 27 naciones pero implica años de negociaciones. El acuerdo comercial entre la UE y Canadá tomó siete años de negociaciones y todavía no ha sido ratificado.


Bajo las normas de OMC
El comercio con la UE bajo las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC) evitaría crear un complejo nuevo acuerdo y el Reino Unido podría fijar sus propias tarifas comerciales al igual que lo hacen Rusia y Brasil. Pero no tendría ninguna relación favorable con la UE o cualquier otro país.