Economía

Banxico con opiniones divididas sobre alza en tasas de interés

La junta destacó que para afianzar un marco macroeconómico sólido, es de vital importancia, además de ajustes oportunos en las posturas correspondientes a la política monetaria, que la razón deuda pública a PIB se estabilice e inclusive descienda.
Thamara Martínez
13 agosto 2015 11:31 Última actualización 13 agosto 2015 12:32
 [Banxico colocará bonos por 25 mil millones de pesos con vencimiento en junio de 2018. / Bloomberg / Archivo]  

[Banxico colocará bonos por 25 mil millones de pesos con vencimiento en junio de 2018. / Bloomberg / Archivo]

CIUDAD DE MÉXICO.- A pesar de que la Junta de Gobierno de Banco de México acordó mantener la tasa de interés de referencia en su nivel actual de 3 por ciento, esta decisión no se logró de forma unánime, ya que uno de los miembros expresó su preferencia por llevar a cabo un incremento de 25 puntos base en la tasa.

A partir de junio de 2014 y hasta el pasado 30 de julio, la postura monetaria a adoptar había sido designada de forma unánime por los miembros de la junta. No obstante, el asistente a favor de alza en la tasa de interés señaló que ante las probables acciones por parte de la Reserva Federal, las cuales “parecen inminentes”, conviene adoptar una postura preventiva.

Adelantándose a estas decisiones, según el miembro a favor del incremento, se podrían contrarrestar los efectos que la política monetaria estadounidense pudieran tener sobre el nivel precios y la estabilidad financiera en México, antes que éstas se materialicen.

Además, advirtió que realizar acciones una vez que se presenten los problemas, podría derivar en la implementación de ajustes más significativos que los que se realizarían ahora de forma preventiva.

Todos los miembros de junta coincidieron en que es posible que la volatilidad de los mercados financieros internacionales continúe o incluso se agudice, por lo que, afirmaron, es fundamental mantener un marco macroeconómico sólido.

En este sentido, la junta destacó que para afianzar un entorno macroeconómico firme, es de vital importancia, además de ajustes oportunos en las posturas correspondientes a la política monetaria, que la razón deuda pública a PIB se estabilice e inclusive descienda.

En línea con la recomendación de fortalecimiento de las finanzas públicas, algunos de los participantes en el encuentro remarcaron la necesidad de que la reforma energética sea implementada de forma eficaz.

Respecto a la trayectoria a seguir por parte de la política monetaria, gran parte de los miembros coincidió en que actualmente dicha estrategia enfrenta una coyuntura de debilidad en el ámbito económico interno.

No obstante, la inflación ha permanecido por debajo de la meta de 3 por ciento, y señalaron se espera que ésta continúe en ese nivel en lo que resta del año, ya que las expectativas del nivel de precios de la economía se encuentran “bien ancladas” a pesar de la depreciación de la moneda nacional.