Economía

Vivienderas seguirán en Bolsa, pese a su desplome accionario

12 febrero 2014 4:13 Última actualización 29 mayo 2013 7:56

[Luiz Téllez. Foto: Cuartoscuro]  Cotizarán bajo esquemas distintos, prevé Téllez. 


 
Clara Zepeda Hurtado
 
Pese a la complicada situación de reestructuración de deuda de las desarrolladoras de vivienda listadas en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), éstas seguirán cotizando en el mercado accionario, pero con una nueva forma de organización, prevé Luis Téllez Kuenzler.
 
El presidente de la BMV destacó que las desarrolladoras más grandes de vivienda que cotizan en bolsa están en procesos de reestructura con sus acreedores bancarios y no bancarios, pues emitieron deuda privada en la bolsa; son empresas que tienen conocimiento en tecnología y han desarrollado proyectos importantes, por lo que encontrarán el camino para salir de su crisis.
 
"Van a seguir operando en el mercado de capitales, pese a que el precio de sus acciones se ha desplomado, bajo esquemas distintos a los que se tienen. En estos días el gobierno está afinando las reglas que ya emitió (garantías) y va a hacer un anuncio en los próximos días.
 
"Si la economía mexicana sigue creciendo veremos más empresas de este sector en bolsa; mientras tanto, veremos a las que actualmente cotizan operar bajo una nueva forma de organización y otras entrando al mercado de deuda y eventualmente al de capitales", aseveró Téllez.
 
Ciertamente estas empresas -Urbi, Homex, Geo, Ara y Sare- son las más grandes; sin embargo, están muy lejos de ser las únicas que construyen vivienda en el país, pues hay cerca de 1,000 empresas que se dedican a la promoción de la vivienda, detalló Téllez.
 
Tan sólo el precio de las acciones de Urbi registra una caída en el año de 77.5%, y el de Homex, 64%.
 
Estas emisoras tienen en común que eligieron el mismo modelo de negocios, pues aprovechando la fuerte actividad crediticia tanto del Infonavit como de las instituciones de crédito y se dedicaron a la construcción masiva.
 
El principio era conseguir los terrenos más baratos posibles, que generalmente están en las zonas alejadas de los núcleos de población y con pocos servicios. Su valor se sustentaba en tener las mayores cantidades de reserva territorial.
 
Tras la crisis de 2008, el gobierno decidió mantener un fuerte ritmo de crecimiento con subsidios. Así, la oferta de vivienda llegó a un punto de inflexión, que llevó a un callejón sin salida a estas empresas.
 
La vivienda es una industria importante, ya que genera empleo y tiene un efecto multiplicador con otros sectores, la demografía de México e ingreso per cápita y una clase media que crece.
 
Información proporcionada por El Financiero Diario.