Economía

Violencia de género cuesta entre 1% y 4% del PIB de cada país: BM

El Banco Mundial, a través del grupo de soluciones para recortar la brecha de género, ha realizado investigaciones que indican que el costo económico de la violencia contra las mujeres y niñas representa entre el 1 y el 4 por ciento del Producto Interno Bruto de un país.
Leticia Hernández
07 diciembre 2015 9:51 Última actualización 07 diciembre 2015 10:11
Violencia contra las niñas, según la Unicef

La violencia contra las mujeres y niñas no es un tema privado de los hogares, es un asunto de interés público, dijo el Banco Mundial. (Reuters)

La violencia contra las mujeres y niñas no es un tema privado de los hogares, es un asunto de interés público, sociedad y gobierno ya que sus efectos se extienden hasta provocar un costo económico que merma el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), de un país en 1.0 hasta 4.0 por ciento, según investigaciones del Banco Mundial.

Un tercio de la población femenina mundial, equivalente a la población de África, tiene o experimentará violencia de pareja o violencia sexual de alguien que no era su pareja. A nivel mundial, hasta el 38 por ciento de los asesinatos de mujeres son cometidos por un compañero íntimo y 125 millones de mujeres han experimentado la mutilación genital.

“No es un tema de mujeres o de hombres, es de toda la población en cada país y región. El Banco Mundial, a través del grupo de soluciones para recortar la brecha de género, ha realizado investigaciones que indican que el costo económico de la violencia de género representa entre el 1 y el 4 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), de un país”, explicó Caren Grown, World Bank Sr. Director for the Gender Cross-Cutting solution group.

Aunque la violencia a mujeres y niñas parezca un asunto privado de los hogares, a la larga el impacto no sólo es enorme para las víctimas sino para la sociedad en general que llega a la esfera económica impactando el crecimiento del PIB y las perspectivas para poner fin a la pobreza también se ven afectadas.

Así, la razón para poner fin a la violencia de género es un asunto de todos, cada miembro de la sociedad debe y puede contribuir para alcanzar este objetivo.

En una mesa redonda transmitida vía web y organizada por el Banco Mundial, el especialista en estudios de género Rohini Prabha Pande destacó que el reto es convertir a las mujeres en ciudadanas y no en víctimas con la implementación de leyes, políticas y programas, investigación.

“La ley es el primer paso para poner fin. La violencia de género toma diversas formas, desde la física, abuso sicológico y sexual hasta matrimonio en niñas. Las niñas víctimas de violencia crecen sintiendo que deben ser víctimas el resto de sus vidas”, advirtió.

La Plataforma Global para combatir la Violencia de Género diseñada por el Grupo del Banco Mundial incluye trabajo inter regional y sectorial con foco en situaciones frágiles. Busca implementar herramientas innovadoras para informar, legislar y concientizar a cada parte de la sociedad y también establecer sistemas de monitoreo.

Al respecto, Caren Grown, directora del grupo de Soluciones para Recortar la Brecha de Género del Banco Mundial, destacó el programa que en Brasil se implementó integrando la prevención de violencia de género en sectores como el transporte.

El gobierno de Río de Janeiro puso en marcha un programa que ofrece apoyo y asistencia legal a las víctimas de violencia de género “Vía Lilas”. Su componente principal es un sistema de kioscos electrónicos colocados en estaciones a lo largo de las líneas del tren suburbano Supervía, que contiene información útil acerca de cómo las mujeres pueden buscar apoyo cuando sufren de violencia de género. Más de 5 mil mujeres han accesado a la información de los kioscos lo que hace esperar que se superará la cifra estimada de 50 mil mujeres en el primer año de operación.