Economía

México, un país que 'se la juega' diario: Videgaray

En una entrevista con Bloomberg, el secretario de Hacienda hace reflexiones sobre la economía nacional y el entorno internacional. Reitera compromiso de enviar al Congreso presupuesto con superávit primario.
Bloomberg
19 agosto 2016 14:15 Última actualización 19 agosto 2016 17:8
Luis Videgaray

(Reuters)

El secretario de Hacienda de México, Luis Videgaray, reiteró su compromiso de enviar el próximo mes al Congreso el presupuesto para 2017 con un superávit primario, diciendo que el gobierno necesita hacer valer su promesa porque su credibilidad está a prueba constantemente.

En su oficina del siglo XVI en el Palacio Nacional en la Ciudad de México, Videgaray dijo que la nación necesita restaurar el equilibrio fiscal después de ocho años de déficits presupuestarios desde la crisis financiera mundial de 2008.

En una entrevista en la que se refirió a distintos temas, desde la política monetaria mundial hasta la retórica antiglobalización en la campaña presidencial de Estados Unidos, Videgaray dijo que los encargados de la política monetaria de México necesitan trabajar casi todos los días para ganarse la credibilidad de los mercados.

Rechazó la sugerencia de que el país podría aprovechar las bajas tasas de interés para endeudarse más, seguir acumulando un déficit y aumentar el gasto público para contrarrestar la desaceleración del crecimiento económico.

“No nos estamos retrasando", dijo Videgaray. "Hay una gran diferencia en la formulación de políticas en los países con economías avanzadas que tienen una moneda de reserva que puede financiar un déficit público o un déficit de cuenta corriente que en un país que no tiene eso, que necesita ganar su credibilidad básicamente todos los días".

Las ventas de la moneda mexicana este año han obligado a los estrategas monetarios a responder con aumentos en las tasas de interés y recortes en el gasto para tranquilizar a los inversionistas acerca de cómo se maneja la economía del país, protegerla contra la inflación y evitar una mayor inestabilidad en los mercados.

Los operadores utilizan a menudo al peso, la moneda más negociada de los mercados emergentes, para protegerse de otros riesgos, que a su vez hacen que la moneda sea más vulnerable a fluctuaciones en los precios.

Después de que estuvo cerca de los 20 pesos por dólar en febrero, el banco central respondió con un aumento sorpresivo en las tasas de interés entre reuniones programadas, y el gobierno anunció una reducción en el gasto.

Los responsables de la política monetaria también cambiaron el formato de sus ventas de dólares diseñadas para reforzar la moneda, argumentando que el sistema anterior era demasiado predecible y que los operadores podían especular con él.

Cuando el Reino Unido votó a favor de abandonar la Unión Europea el peso se desplomó en junio, así que las autoridades respondieron con otro corte en el gasto.

1
ECONOMÍAS SIN FRONTERAS


Comercio México-Corea


En marzo, Moody ’s Investors Service redujo su pronóstico sobre la calificación crediticia de México de estable a negativa, citando la carga del apoyo financiero otorgado por el gobierno a Petróleos Mexicanos, la petrolera estatal conocida como Pemex. Luego el gobierno inyectó efectivo en la empresa para ayudarla a pagar a sus proveedores.

El peso ha caído 6.1 por ciento este año, el peor desempeño entre las 16 principales monedas después de la libra esterlina. 

A medida que la conversación se centró en Estados Unidos, el principal mercado de exportación de México y socio en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), Videgaray habló sobre cómo un mundo cada vez más globalizado está rompiendo con la perspectiva que se tiene desde hace tiempo de que las economías acaban en las fronteras de un país.

Como ejemplo citó la mención hecha por la Reserva Federal (Fed) de preocupaciones sobre los bancos italianos en las minutas que dio a conocer esta semana.

"Eso es algo que hace apenas 10 años hubiera estado completamente fuera de lugar, y ahora es una realidad", dijo. "Vemos que lo que está ocurriendo en el resto del mundo influye en la política monetaria de Estados Unidos".

El lunes la Secretaría de Hacienda de México (SHCP) actualizará su pronóstico de equilibrio presupuestario para 2016 y anunciará una menor proyección de déficit, dado que utilizó 167 mil millones de pesos (equivalente a nueve mil 200 millones de dólares) de un superávit del banco central para recomprar deuda y reducir la emisión de bonos.

Actualmente predice un déficit de 3.5 por ciento para el indicador más amplio de la deuda, que incluye la inversión en Pemex.

El Instituto Nacional de Estadística (INEGI) tiene previsto publicar los datos definitivos del producto interno bruto del segundo trimestre el lunes, y el gobierno por lo general presenta los pronósticos actualizados una vez que la información está disponible.

1
EL PIB, ESTABLE


peso


Videgaray dijo que México se ha comprometido a estabilizar su nivel de deuda con respecto al PIB a cerca del 50 por ciento, a pesar de que podría fluctuar alrededor de ese número con base en el valor del peso frente al dólar.

La deuda de México subió al 46.9 por ciento del PIB en el segundo trimestre.

El presidente Enrique Peña Nieto, que solo puede estar en el gobierno durante un sexenio, logró que el Congreso aprobara un aumento en los impuestos en su primer año en el cargo y se ha comprometido a no aumentar los impuestos de nuevo antes de que termine su mandato en 2018.

Videgaray dijo que Pemex "ciertamente no" necesita transferencias adicionales de capital este año más allá de la inyección de capital y reducción de impuestos ya anunciadas por el gobierno, así como los planes para ayudar a reducir el pasivo de pensiones de la empresa.

La deuda de Pemex alcanzó niveles históricos debido a los bajos precios del crudo y 11 años consecutivos de caídas en la producción de crudo. La baja producción petrolera obligó al gobierno a reducir su previsión de crecimiento de este año a entre 2.2 y 3.2 por ciento, además de contribuir a que el peso tocara mínimos récord.

Videgaray, de 48 años, quien tiene un doctorado en economía de Massachusetts Institute of Technology, (MIT) ha sido secretario de Hacienda de México desde que el presidente Peña Nieto asumió el cargo en 2012.

Logró que el Congreso aprobara en 2013 una nueva ley para abrir la industria petrolera del país controlada por el Estado a empresas privadas por primera vez en 75 años.

Anteriormente se desempeñó como director de finanzas cuando Peña Nieto era gobernador del Estado de México, que delimita con la capital del país, y refinanció dos veces la deuda del Estado.

La economía mundial está cambiando, dijo Videgaray, y los avances en la tecnología, y no el comercio, son en gran parte responsables de los problemas y evolución de industrias como la de manufactura.

Las economías que van a tener un buen desempeño en el futuro son las que están orientadas hacia los mercados y que pueden reasignar sus activos fácilmente, dijo, mencionando a China como una nación que encarará obstáculos.

1
ECONOMÍAS FLEXIBLES


petróleo


"Las economías que no son verdaderas economías de mercado van a tener problemas”, dijo. “Lo que me gusta de algunos de los cambios que han ocurrido en México es que dan flexibilidad al mercado, como el laboral, energético y de telecomunicaciones, y el financiamiento. Esa va a ser la cualidad más importante de la economía: la flexibilidad".

Al final de la entrevista, Videgaray acompañó a los reporteros de Bloomberg a un ascensor antiguo en un rincón de su oficina adornado con intrincados diseños en metal negro que data de principios del siglo XX.

En la planta baja, pasó junto a una pared que tiene los retratos de todos los secretarios de Hacienda de México de los últimos 100 años.

Videgaray dijo que cuando un secretario de Hacienda deja el cargo, su retrato es añadido, y se puede llevar a casa la bandera de México que se encuentra en una esquina de su oficina.

¿Cuándo se llevará Videgaray la bandera a su casa? El secretario no se atrevió a hacer un pronóstico.

"No lo sé", dijo. "Podría ser mañana, o podría ser en 2018. Por suerte esa decisión no depende de mí, así que no me preocupo por eso".