Economía

Ventas minoristas en la Zona Euro, en máximo de 8 años durante diciembre

Liderado por un buen dato en España, el volumen del comercio al por menor creció en el bloque 2.8% en diciembre con respecto al mismo mes de 2013, aunque en términos mensuales las ventas minoristas subieron sólo 0.3%, menor que en noviembre.
Reuters
04 febrero 2015 13:17 Última actualización 04 febrero 2015 13:26
Ventas minoristas en la Zona Euro

Los consumidores derrocharon dinero en Navidad en regalos, alimentos y combustible, probablemente alentados por la caída de los precios en el bloque. (Bloomberg)

BRUSELAS.- En diciembre las ventas minoristas en la Zona Euro fueron las más altas en casi ocho años, ya que los consumidores derrocharon dinero en Navidad en regalos, alimentos y combustible, probablemente alentados por la caída de los precios en el bloque.

Liderado por un buen dato en España, el volumen del comercio al por menor creció en el bloque 2.8 por ciento en diciembre con respecto al mismo mes de 2013, el mayor crecimiento interanual desde marzo de 2007, informó Eurostat, la oficina de estadísticas de la Unión Europea.

El dato también superó la previsión de 2.0 por ciento de los economistas consultados por Reuters.


En términos mensuales, las ventas minoristas subieron 0.3 por ciento, un ritmo más lento que en noviembre, pero todavía un poco más elevado de lo previsto. Las ventas de noviembre también se revisaron al alza.

La mejora de los datos de Eurostat se conoce tras un sondeo de la Comisión Europea publicado la semana pasada que mostró un incremento en la confianza del consumidor en enero hasta un máximo de seis meses.

El dato de ventas minoristas sugiere que los precios del petróleo más débiles podrían estar aumentando el poder adquisitivo de los europeos, lo que de continuar podría desafiar las expectativas que apuntan a que la deflación en la Zona Euro obligará a los consumidores y las empresas a retrasar las compras anticipando precios más bajos en el futuro.

La deflación en la Zona Euro, un síntoma de las secuelas de la crisis de deuda del bloque de 2009 a 2012, llevó al Banco Central Europeo a anunciar un plan de impresión de dinero para impulsar la inflación.

En términos mensuales, los consumidores en España estuvieron entre los que más gastaron con la mejoría de su economía, seguidos de Francia y Alemania. Se incrementaron las ventas de alimentos, bebidas, tabaco, ropa, computadoras y combustible.

En datos interanuales, España lideró de nuevo a las grandes economías del bloque y Alemania registró un crecimiento sólido, pero los consumidores franceses fueron más cautos, reflejando una confianza económica más débil en el país.