Economía

Ventas minoristas de Brasil se recuperan en junio pese a protestas

10 febrero 2014 4:51 Última actualización 14 agosto 2013 9:31

[Bloomberg] 


Reuters

Río de Janeiro .- Las ventas minoristas de Brasil crecieron modestamente durante junio pese a las masivas protestas que se realizaron por todo el país ese mes, dado que los consumidores aprovecharon incentivos tributarios para electrodomésticos, que estaban próximos a expirar, creando un apoyo para la debilitada recuperación económica.
 
Las ventas minoristas brasileñas crecieron un 0.5% en junio, en la comparación con mayo, informó el miércoles la agencia gubernamental de estadísticas IBGE.
 
Se esperaba que el alza fuera del 0.65%, según la mediana de 22 economistas encuestados por Reuters. Las previsiones oscilaron entre una baja de un 0.2% y un aumento del 1.8%.
 
No obstante, las cifras mostraron que las ventas de los supermercados disminuyeron por cuarto mes de cinco, ante la reciente alza en los precios de los alimentos que mantuvo la cautela entre los consumidores, pese a indicios de un enfriamiento en la inflación.
 
Pero un endeudamiento récord de los hogares y un panorama económico frágil erosionaron la confianza de los consumidores, una tendencia agravada por las recientes protestas.
 
Más de un millón de brasileños salió a las calles en junio para protestar por el alto costo de vida y la mala calidad de los servicios públicos como el transporte, la educación y la salud.
 
Las manifestaciones en las principales ciudades del país fueron mayormente pacíficas. Pero hubo también saqueos y choques con la policía que obligaron a bajar la cortina de los negocios en los días de las protestas.
 
Varias cadenas nacionales dijeron que las protestas de junio afectaron sus ingresos ese mes. Algunas han reportado señales de recuperación en julio, a medida que los consumidores realizaron compras que habían postergado.
 
Los volúmenes de ventas ajustadas estacionalmente subieron apenas un 0,6 por ciento en la primera mitad de 2013 en comparación con los últimos seis meses de 2012.
 
En el último año, los incentivos fiscales para refrigeradores, hornos y máquinas lavadoras de fabricación local han dado apoyo a las estancadas ventas minoristas, pero el Gobierno de Dilma Rousseff ha empezado a retirar esos estímulos para volver a enfocarse en la disciplina fiscal.
 
Además, los economistas han puesto en duda la efectividad de tales medidas específicas, que no han rendido el repunte económico amplio que se prometió.
 
En tasa interanual, las ventas minoristas de junio aumentaron un 1.7%, menos que el 2.2% que anticipaba la mediana de los pronósticos de los analistas, que oscilaron entre un 0.5% a 3.3%.