Economía

Ventas minoristas crecen en junio a su menor ritmo en 3 años

En junio, las ventas minoristas subieron 0.4 por ciento respecto a un año antes, el ritmo más lento desde abril de 2014, según datos del Inegi. Los economistas esperaban un aumento de 2.8 por ciento.
Bloomberg
23 agosto 2017 11:30 Última actualización 23 agosto 2017 11:31
supermercado

supermercado (Shutterstock)

Las ventas al por menor en México crecieron a su ritmo más débil en tres años en junio, lo que se suma a las señales de que la demanda interna está perdiendo fuerza.

En junio, subieron 0.4 por ciento respecto a un año antes, el ritmo más lento desde abril de 2014, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Los economistas esperaban un aumento de 2.8 por ciento, según la mediana de 15 estimaciones en una encuesta de Bloomberg, y el pronóstico más bajo fue de un aumento de 1.3 por ciento.

Sobre una base mensual, las ventas cayeron 1.1 por ciento, una contracción más grande que cualquier pronóstico de los analistas y comparado con una estimación mediana de 0.2 por ciento.

EL CUADRO COMPLETO

Las ventas minoristas y el consumo privado, que respaldaron la economía mexicana el año pasado en medio de los bajos precios del petróleo y las débiles exportaciones, se han estado desacelerando en los últimos meses.

En el futuro, la mayoría de los economistas espera que las exportaciones a Estados Unidos se conviertan en el nuevo motor de crecimiento.

Las exportaciones mexicanas han crecido más de 10 por ciento este año, mientras que las ventas minoristas se han desacelerado desde un crecimiento promedio de 8.3 por ciento el año pasado.

En el segundo trimestre, la segunda mayor economía de América Latina se desaceleró ligeramente a medida que un sector de servicios resistente impulsó la actividad, mostró un informe el martes.

Carlos Capistrán, economista de Bank of America, dijo que los datos minoristas son consistentes con su opinión de que el consumo se está desacelerando bajo la presión de una política fiscal y monetaria restrictiva, así como una alta inflación (la tasa de inflación anual subió a 6,4 por ciento en julio, el nivel más alto desde finales de 2008).