Economía

Venezuela será suspendida del Mercosur a partir de diciembre

Venezuela  no incorporaró 112 resoluciones del bloque a su legislación porque colisionan con su legislación interna, por lo que quedará suspendido del Mercosur a partir del 1 de diciembre. 


AFP
21 noviembre 2016 17:6 Última actualización 21 noviembre 2016 17:6
Etiquetas
Venezuela

(Bloomberg)

Venezuela quedará suspendida del Mercosur y "sin voz" a partir del 1 de diciembre por no incorporar 112 resoluciones del bloque a su legislación, aseguró este lunes el ministro paraguayo de Relaciones Exteriores, Eladio Loizaga.

El canciller dijo que Venezuela, de hecho, ya anunció que no podrá asumir dichas resoluciones porque colisionan con su legislación interna.

"Esto no puede ser motivo para que no lo incorporen. Cuando uno ingresa a un convenio o acuerdo internacional y existe algún tipo de colisión con la legislación interna se hacen reservas, y Venezuela no ha hecho reservas de esto", explicó Loizaga en una conferencia de prensa.


El ministro informó que los coordinadores del Mercosur analizarán este martes en Montevideo la situación venezolana.

"La Declaración de los Cancilleres había fijado como fecha (límite) el 1 de diciembre para revisar el informe (sobre si) Venezuela cumple con los requisitos establecidos", subrayó.

"El análisis se hará en el marco del derecho internacional y se tomará una decisión, y Venezuela tendría que estar suspendida hasta tanto complete esos acuerdos internacionales que tiene que incorporar", remarcó.

Los Estados Partes del Mercosur dieron un plazo de tres meses a Venezuela en setiembre pasado para que cumpla con lo acordado en el Protocolo de Adhesión, en cuanto a la adopción de la normativa del bloque.

El ministro de Relaciones Exteriores de Uruguay, Rodolfo Nin Novoa, adelantó la semana pasada que el gobierno de Nicolás Maduro "va a dejar de ser miembro con voto (en el bloque) porque no internalizó toda la normativa del Mercosur".

Venezuela se incorporó como socio pleno del Mercosur en junio de 2012 en una decisión tomada por los entonces presidentes de Argentina, Cristina Kirchner, de Brasil, Dilma Rousseff, y de Uruguay, José Mujica, quienes previamente suspendieron a Paraguay, cuyo Congreso no ratificó el protocolo de adhesión de ese país.

El argumento para suspender a Paraguay fue la destitución del expresidente izquierdista Fernando Lugo por un juicio político que le entabló el Parlamento acusado de "mal desempeño".