Economía

Venezuela reporta inflación acumulada de 25% en el primer semestre

10 febrero 2014 5:11 Última actualización 09 julio 2013 13:5

[Bloomberg] 


Reuters
 
Caracas.- Los precios al consumidor en Venezuela acumularon un incremento de un 25% en el primer semestre del año, muy por encima del 7.5% registrado en el mismo período del año anterior, dijo el martes el Banco Central, complicando el panorama económico y social del Gobierno de Nicolás Maduro.
 
La inflación en junio llegó a un 4.7%, desacelerando su avance frente al 6.1% registrado en mayo. No obstante, esta variación mensual fue las más alta registrada para el sexto mes en al menos 10 años.
 
Por su parte, la variación anualizada del Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) fue del 39.6%, bastante por encima del 21.3% del período previo.
 
"Los resultados del INPC en el primer semestre de 2013 se dieron en un contexto afectado por el ajuste del tipo de cambio oficial, la adecuación de los precios de algunos rubros sujetos a control, principalmente en alimentos y en las tarifas del transporte terrestre de pasajeros", dijo el ente emisor.
 
Venezuela devaluó su moneda este año un 32%, lo que encareció la importación de materias primas y bienes terminados en un país que depende fuertemente de la actividad de sus puertos.
 
Además, en un intento de estimular la producción y capear una rampante escasez de alimentos y productos básicos, se aprobaron aumentos de precios en rubros esenciales para la dieta diaria como carne y pollo.
 
El indicador de escasez, que mide la restricción en la oferta de productos, retrocedió en el sexto mes a un 19.3%  frente al 20.5% del mes previo. A pesar del retroceso, el indicador se mantiene en máximos de cinco años.
 
Venezuela logró a través de la aplicación de regulaciones de precios y un abundante gasto público mantener a raya los precios en 2012 para cumplir su meta de terminar el ejercicio con inflación de 20.1%, una reducción significativa en sus estadísticas, pero aún así la mayor tasa de América.
 
Las autoridades financieras esperaban terminar este año con una variación cercana a 18%, pero esas previsiones ya fueron desechadas.