Economía

Dólar cotizaría a más del doble de tasa oficial más alta en Venezuela

El gobierno de Venezuela dará detalles de un nuevo mecanismo cambiario que será operado por casas de bolsa y bancos, en el que el precio del dólar será de libre flotación; analistas estiman que cotizaría a más del doble de la mayor tasa oficial vigente de 52 bolívares.
Reuters
10 febrero 2015 9:2 Última actualización 10 febrero 2015 9:12
dólar (Cuartoscuro/Archivo)

dólar (Cuartoscuro/Archivo)

CARACAS.- El gobierno de Venezuela dará detalles de un nuevo mecanismo cambiario que será operado por casas de bolsa y bancos, en el que fuentes del mercado anticipan que el dólar cotizaría a más del doble de la mayor tasa oficial vigente de 52 bolívares.

El presidente Nicolás Maduro anunció en enero la apertura del nuevo mercado operado por "bolsas, públicas y privadas", que funcionará en paralelo con las asignaciones para bienes esenciales a 6.3 bolívares por dólar y con otro mecanismo que unificará las dos subastas por las cuales actualmente asigna divisas para el resto de las necesidades.

El presidente del Banco Central de Venezuela (BCV), Nelson Merentes, y el ministro de Finanzas, Rodolfo Marco, tienen programado un encuentro con la prensa a las 11.00 horas, tiempo local, para explicar el funcionamiento de ese tercer sistema que venderá dólares a través del canje de títulos valores bajo la supervisión del BCV.


En reuniones privadas, las autoridades le informaron a representantes de las casas de bolsa y bancos que el precio del dólar en ese mecanismo será de libre flotación.

Maduro afirmó el mes pasado que si bien mantendrá la tasa de 6.3 bolívares por dólar, fija desde hace dos años, para importar alimentos y medicinas, su equipo decidió unificar los otros dos tipos de cambio oficiales de 12 y 52 bolívares por dólar en uno solo, aún por definir, para otras importaciones, y abrir el tercer sistema fuera de la administración estatal.

El anuncio de Maduro fue considerado por algunos analistas como el preámbulo de una devaluación, que ven inevitable después de que la nación petrolera ha visto reducir a más de la mitad sus ingresos por el desplome de los precios del crudo.

El gobierno socialista, que mantiene un estricto control de cambios desde 2003, tiene previsto tolerar que en el nuevo mecanismo cambiario se vendan dólares a más del doble de los 52 bolívares que es la tasa de cambio más alta vigente hasta hoy, dijeron fuentes del sistema financiero.

"Han dicho que están dispuestos a aceptar que el mercado abra donde está el dólar paralelo", comentó un operador que asistió a esos encuentros.

Luego de que un mercado paralelo legal fue prohibido en 2010 por el fallecido líder de la revolución Hugo Chávez, surgió un mercado escaso de divisas donde el precio del dólar escaló hasta llegar la semana pasada a 189 bolívares por dólar, 30 veces por encima de la tasa oficial más económica.

El valor de ese dólar no oficial se usa como referencia en Venezuela para determinar los precios de los productos que están fuera de la regulación oficial y presiona a una inflación anual que hasta noviembre fue de 64 por ciento.

Al reabrirse un mercado legal y con oferta de dólares del Estado, las autoridades financieras proyectan que el precio del dólar paralelo puede bajar hasta un rango de 120 a 140 bolívares, dijeron fuentes cercanas a los entes reguladores que diseñan el sistema.

El BCV y la estatal petrolera PDVSA tienen previsto vender en ese tercer mecanismo, lo que también permitirá aliviar el flujo de caja en bolívares de la principal compañía del país.

Con una oferta diaria entre 30 millones y 45 millones de dólares, el Gobierno espera satisfacer la demanda de empresas y personas que para participar sólo deberán tener cuentas bancarias en dólares abiertas en instituciones financieras venezolanas, dijeron fuentes financieras.

Analistas advierten que la única forma de contener una fuerte demanda de dólares en ese tercer mercado será un alto precio del dólar, ya que el gobierno venezolano cortó en 2014 a la mitad el suministro de divisas al sector privado a la tasa más económica, incluso antes de la reducción de los precios del petróleo.