Economía

Venezolanos comen menos, pero “no hay crisis”, según analista

A pesar de la escasez de maíz para preparar uno de los platillos típicos de Venezuela, la dieta de los habitantes del país se mantiene en las 3 mil kilocalorías, por lo que no habría crisis alimentaria, de acuerdo con una académica local.
Leticia Hernández
08 septiembre 2017 5:26 Última actualización 08 septiembre 2017 5:55
Escasez

El país enfrenta desabasto de alimentos, medicamentos y productos de cuidado personal. (Bloomberg)

Hoy los venezolanos tienen dificultad para preparar las tradicionales arepas debido a la escasez de maíz precocido, pero su dieta se mantiene en promedio en las 3 mil kilocalorías por día, lo que habla de que no hay ninguna crisis alimentaria en el país, señaló Pasqualina Curcio, profesora titular del Departamento de Ciencias Económicas y Administrativas de la Universidad Simón Bolívar en Venezuela.

“No ha faltado fruta y verdura en los centros comerciales, la dieta promedio se mantiene en tres mil kilocalorías, con un marginal descenso desde las tres mil 400 kilocalorías por lo que no hay crisis alimentaria, lo que existe es una guerra económica encubierta” desde hace cuatro años, apuntó la economista a El Financiero.

Maíz blanco precocido, arroz, pastas, azúcar, café y leche son los productos que han escaseado y para los que se implementaron los Comités Locales de Abasto y Producción a fin de garantizar su distribución, explicó Curcio.

Sin embargo, la carencia de datos confiables y actualizados sobre la situación en Venezuela hace que sea difícil asegurar la crisis alimentaria.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), en su “Global Report on Food Crisis 2017”, publicado en marzo pasado, advierte que “el empeoramiento de la situación económica (en el país) puede causar una fuerte escasez de bienes de consumo, incluyendo comida y medicina, por tanto, la seguridad alimentaria necesita ser monitoreada”.

Afecta bloqueo

Para Pasqualina Curcio el bloqueo financiero y comercial del que ha sido “víctima” la República Bolivariana de Venezuela se da desde 2012 bajo diversas formas principalmente en el abasto de “ciertos” alimentos, medicamentos y productos de cuidado personal, en el que participan las grandes corporaciones trasnacionales.

“No son factores económicos, ni contables los que explican la escasez de medicamentos y productos de higiene en Venezuela desde 2012. Acciones políticas y geopolíticas están detrás”, señaló la investigadora.
La escasez de maíz precocido ha bajado el consumo promedio a sólo tres mil kilocalorías diarias, de un total de 3,400 que tenían hace un par de años.

: