Economía

Uruguay propone a IP medidas para frenar desempleo 

Debido a la desaceleración económica que sufre el país, el gobierno uruguayo propuso a la iniciativa privada una serie
de medidas que eviten el aumento del desempleo, que incluyen aumentos anuales del salario nominal que van del 8 al 6 por ciento.
Reuters
29 junio 2015 18:43 Última actualización 29 junio 2015 18:44
Etiquetas
Tabaré Vázquez

El gobierno encabezado por Tabaré Vázquez propuso a la IP medidas para frenar el desempleo. (Bloomberg)

MONTEVIDEO.- El gobierno uruguayo propuso el lunes al sector privado lineamientos que procuran evitar un aumento del desempleo y la pérdida de salario real por parte de los trabajadores, mientras observa la desaceleración que experimentan algunos sectores de la economía.

El país sudamericano muestra signos de desaceleración económica, a raíz de la crisis que atraviesan sus principales clientes, Brasil y Argentina, así como por menores ventas a mercados claves como el ruso y el venezolano, donde exporta carne y lácteos, respectivamente.

En 2014 el Producto Interno Bruto (PIB) de Uruguay se expandió un 3.5 por ciento interanual desde un 5.1 por ciento en 2013. Actualmente su actividad es sustentada principalmente por la producción y exportación de celulosa y, en menor medida, por la demanda interna.

Contemplando este escenario, el gobierno dio a conocer una serie de recomendaciones a ser aplicadas en los Consejos de Salarios, un ámbito de negociación tripartito entre empresarios, trabajadores y el propio poder Ejecutivo que asienta las condiciones laborales por un período máximo de tres años.


Uruguay registró en abril una tasa de desempleo de un 8.1 por ciento, su tasa más alta desde 2009.

"(Las medidas) apuntan a la articulación de la preservación de los puestos de trabajo y a la calidad de los puestos de trabajo. Estamos preocupados en este sentido y por el mantenimiento y el crecimiento del salario real", dijo en conferencia de prensa el ministro de Trabajo, Ernesto Murro.

El gobierno propuso aumentos anuales del salario nominal de un 8 por ciento para el primer año, de 6.5 por ciento para el segundo y de 6 por ciento para el tercero en aquellas empresas que atraviesan una situación problemática o reciben subsidios públicos. Un ejemplo son el sector automotriz o textil.

Para los sectores más dinámicos, que registran un crecimiento de su actividad de un 4 por ciento anual, se propuso un incremento salarial de un 10 por ciento en el primer año, 9 por ciento en el segundo y 8 por ciento en el tercero.

Aquellos sectores en situación promedio tendrían como referencia un aumento de salarios de un 8.5 por ciento, 7.5 por ciento y 7 por ciento, respectivamente.

"Creemos haber logrado una propuesta lo suficientemente flexible como para hacer compatibles los objetivos de la defensa de las fuentes de trabajo y del poder adquisitivo, y al mismo tiempo contemplar la heterogeneidad (...) por la que atraviesan algunos sectores", dijo el ministro de Economía, Danilo Astori.

Estos ajustes tienen en cuenta que la alta inflación anual de un 8.41 por ciento que registra Uruguay tenderá a ubicarse dentro del rango meta de entre 3 y 7 por ciento en el corto plazo, lo que ha sido puesto en duda por los analistas.

El gobierno también anunció un alza gradual del salario mínimo de referencia para los próximos tres años, que procura atender a los trabajadores con sueldos más sumergidos.

De este modo, el actual salario mínimo de 10 mil pesos uruguayos (unos 371 dólares) aumentará un 11.5 por ciento a 11 mil 150 pesos en 2016, un 10 por ciento a 12 mil 265 pesos en 2017 y un 9.5 por ciento a 13 mil 430 en 2018.