Economía

Urgen programas de apoyo a Pymes y formalización del empleo: Wissing

10 febrero 2014 5:5 Última actualización 22 agosto 2013 5:10

 [El funcionario de la OIT señala que estas acciones podrían tener un impacto inmediato / Braulio Tenorio / El Financiero]


 
Zenyazen Flores
 
 
Si el gobierno federal pretende crear más empleos hacia el cierre de 2013, deberá 'operar y acelerar' el programa de Formalización del Empleo y los dirigidos a apoyar a las Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes), ya que esas iniciativas podrían tener un impacto inmediato en el sentido de lograr una rápida formalización.
 
 
Así lo planteó Thomas Wissing, director de la Oficina de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para México y Cuba, al considerar que debe haber un seguimiento rápido y efectivo a dichos programas por parte de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) para generar empleo.
 
 
“Se trata de hacer los programas y reformas operativas; el reto muchas veces es cómo llegar de la declaración de una ley o un programa hasta su instrumentación. Pero si esos programas que se lanzan cuentan con instrumentos, con monitoreo de ejecución y hay una articulación entre los programas, entonces veremos incidencia de indicadores de mejora de pobreza y desempleo en el mediano plazo”, expresó.
 
 

En entrevista señaló que el crecimiento del empleo no ha sido el esperado y eso tiene mucho que ver con que el país todavía está sufriendo los rezagos de la coyuntura económica de Estados Unidos, que siempre ha sido el motor de las exportaciones mexicanas y de las cadenas de valor del mercado interno.
 
 

Los más recientes datos de empleo formal del Seguro Social indican que en julio se crearon sólo 5 mil 311 nuevos empleos, cifra que es menor en 88 por ciento respecto de igual mes del año pasado, en tanto, de enero a julio suman 300 mil 689 plazas, que es una caída de 40 por ciento contra igual periodo de 2012.
 
 

Wissing agregó que debido a que el salario no crece y a que el poder adquisitivo de los mexicanos está 'estable', el consumo interno ha disminuido y por lo tanto empresas de sectores como comercio y servicios que son importantes generadores de empleos han detenido las contrataciones debido a la desaceleración.
 
 

“Si en general hay un salario que no crece, un poder adquisitivo más o menos estable que no genera un potencial para invertir más en el consumo en el hogar, entonces el potencial de crecimiento también tiene cierta limitación por estructura de población y su posibilidad de gasto”, comentó.
 
 

Aunque existe una reforma laboral que flexibilizó las formas de contratación y, además, está por discutirse y eventualmente aprobarse una reforma como la energética que promete generar hasta 500 mil empleos a lo largo del sexenio, el directivo de la OIT sugirió “no tener la ilusión” de que esas iniciativas resolverán los problemas de empleo en un año o en un sexenio.