Economía

Turistas rusos atascados con sus rublos

Casas de cambio en Europa han suspendido las operaciones en rublos debido a la fluctuación de la moneda, lo que afecta a turistas que necesitan cambiar su divisas.
Bloomberg
19 diciembre 2014 13:23 Última actualización 20 diciembre 2014 5:0
Divisas del mundo

Rublos. (Reuters)

Anastasia Nagornaya, una rusa de 24 años que estaba de vacaciones en Francia y Alemania, quiso cambiar sus últimos cinco mil rublos por euros. Llegó demasiado tarde.

El puesto de ReiseBank de la estación de tren de Friedrichstrasse de Berlín no aceptó el pedido de la ingeniera de Rostov del Don, como tampoco otros locales de cambio de moneda extranjera de la capital alemana.

En Londres, en la casa de cambio de ChangeGroup situada entre el Hotel Ritz y Fortnum Mason de la calle Piccadilly, el cajero Amir Azam dijo que todas las operaciones en rublos habían sido suspendidas “porque está muy fluctuante”. Otros también dejaron de aceptar esa moneda.

El rublo cayó más de un 50 por ciento desde junio, incluso después que el banco central elevara la tasa de interés de referencia 6.5 puntos porcentuales esta semana y gastara unos 10 mil millones de dólares de reservas para tratar de detener la baja. A comienzos de octubre, con 40 rublos se podía comprar un dólar. Ahora, hacen falta más de 60.

“Debido a la baja extrema del rublo ruso, por el momento no estamos comprando rublos”, publicó ChangeGroup, que tiene 120 sucursales en once países, en su sitio web finlandés. “Pedimos disculpas por los inconvenientes que esto pueda ocasionar”.

El primer cliente que llegó al puesto de Trafalgar Square esta mañana fue una mujer que quería cambiar 600 rublos.

“No se puso contenta”, dijo Angela Semedo, la empleada que tuvo que decirle que la empresa con sede central en Londres había suspendido las operaciones en esa moneda el día anterior.

VENDER LAS EXISTENCIAS

Todo el que quiera cambiar rublos en Londres tendrá dificultades, dijo Sakthi Ariaratnam, director de Thomas Exchange Global Ltd., situada frente al Hotel Savoy en el Strand. “Todo lo que tengamos en existencia lo venderemos”, explicó. “Pero evitaremos comprar. La moneda está muy volátil”.

Forex Bank AB de Estocolmo, que tiene unas 130 sucursales en Suecia, Finlandia, Noruega y Dinamarca, dejó de comprar rublos ayer en todas ellas, informó telefónicamente Harri Andersson, responsable de la división finlandesa del banco. Los clientes que compraron rublos en Forex antes podrán volver a cambiarlos.

Si bien la falta de compradores de rublos dejó a los turistas rusos en la estacada, no hay tantos paseando por Europa, dijeron las casas de cambio de París, donde todavía pueden venderse rublos, aunque en pequeñas cantidades y con amplios márgenes.

La cantidad de turistas rusos que visitaban París comenzó a reducirse hace tres semanas, señaló un gerente de MultiChange, que tiene diez puestos en la capital francesa y pidió no ser identificado.

Nagornaya, la turista rusa que visitaba Berlín, está sorprendida de todo este alboroto. La economía se deterioró desde la incursión de Rusia en Ucrania, aunque no demasiado y, además, ella tiene confianza en Vladimir Putin.

“En Rusia, el clima no está tan enloquecido como muestran los medios de aquí”, dijo. “Nuestro presidente dice que todo está bien. Las cosas están un poco peores desde las sanciones pero no tan mal como se dice en Occidente”.