Economía

Trump y el Brexit le 'pegaron' a estos dos bancos

Dos bancos españoles con operaciones en Brasil, Reino Unido y México, se han visto sacudidos este año por acontecimientos que van desde la destitución de la presidenta de Brasil al Brexit y la victoria de Donald Trump.
Bloomberg
21 noviembre 2016 19:55 Última actualización 21 noviembre 2016 22:31
Bancos

(Bloomberg)

La expansión internacional que ha ayudado a los dos principales bancos españoles a capear la caída del mercado inmobiliario en el país los ha vuelto ahora vulnerables a los cambios políticos que resuenan por todo el mundo.

Tomemos como ejemplo Banco Santander. Sus tres principales mercados internacionales, Brasil, Reino Unido y México, se han visto sacudidos este año por acontecimientos que van desde la destitución de la presidenta de Brasil a la decisión de Reino Unido de abandonar la Unión Europea y a la victoria electoral en Estados Unidos de Donald Trump. Estos países suponen casi la mitad de los beneficios del Santander.

Banco Bilbao Vizcaya Argentaria, el segundo banco de España, genera aproximadamente dos quintos de sus ganancias de México, donde el peso ha caído tras la victoria de Trump en las elecciones presidenciales. Trump ha desgastado las relaciones con su vecino del sur al comprometerse a renegociar el acuerdo de libre comercio que ha ayudado a transformar a México en una potencia exportadora.


“De pronto, parece que los efectos positivos de la globalización con lo que contaban estos bancos van a disminuir”, ha opinado Karim Bertoni, quien ayuda a supervisar 6 mil 900 millones de francos suizos (6 mil 800 millones de dólares) en Bellevue Asset Management, en Suiza. “Los mercados están contando su propia historia”.

Una enérgica expansión más allá de sus fronteras suavizó el impacto sobre ambos bancos del colapso inmobiliario, que obligó al gobierno español a solicitar préstamos europeos para apuntalar su sistema financiero en 2012. Si bien es demasiado pronto para decir cómo resultarán la presidencia de Trump o el Brexit, la ola de agitación política está obligando a los inversores a reevaluar los riesgos a los que se enfrentan los negocios de ambos bancos.

Las acciones de BBVA han caído casi un 10 por ciento desde las elecciones en EU, y las de Santander un 3.3 por ciento, incluso en un momento en el que un índice de acciones de la banca europea se alzaba a causa del optimismo que prevé que Trump reduzca la normativa financiera e impulse el crecimiento económico. Para este año, las acciones de ambos bancos superan dicho índice.

Analistas de Keefe Bruyette & Woods, Jefferies Group y Citigroup Inc. han recortado sus calificaciones para BBVA después de las elecciones. “Es probable que la incertidumbre del panorama para la economía mexicana y las consecuencias plenas de una presidencia de Trump pesen tanto en el desempeño relativo como en el absoluto de BBVA en comparación con sus competidores”, ha declarado Daragh Quinn, de KBW, en un comunicado a sus clientes.

BBVA
está cubriendo un 40 por ciento del resultado atribuible neto de su rama mexicana para el año que viene, según ha declarado la entidad de préstamo en un comunicado. Portavoces de BBVA y Banco Santander han declinado hacer comentarios.

La victoria de Trump ha disparado una caída en los activos de mercados emergentes debida a las especulaciones de que su administración impulsará el estímulo fiscal el año que viene y aumentará la inflación. La presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, declaró el jueves que el banco central subirá muy pronto los costes de préstamo.