Economía

EU pediría autos con 50% de contenido de su país en TLCAN 2.0

La administración de Trump trabaja en una propuesta de normas de reglas de origen para automóviles que pediría que para exportarse a EU, su contenido sea de 50% de ese país y hasta 85% de Norteamérica, según el sitio Inside U.S. Trade’s.
Redacción
05 octubre 2017 19:23 Última actualización 05 octubre 2017 19:43
Los negociadores indicaron que los automóviles y partes de automóviles, deben requerir más contenido de NAFTA. (Bloomberg)

Los negociadores indicaron que los automóviles y partes de automóviles, deben requerir más contenido de NAFTA. (Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- La administración de Donald Trump está avanzando en una propuesta sobre normas de origen para automóviles y autopartes, la cual, busca que éstos tengan 50 por ciento de contenido estadounidense.

El proyecto también incluye aumentar el requisito de contenido regional del TLCAN para estos productos de 62.5 por ciento a 85 por ciento, de acuerdo con un artículo publicado en el sitio Inside U.S. Trade’s, que revela información sobre las negociaciones de tratados comerciales de Estados Unidos.

El contenido regional se refiere al porcentaje de componentes que debe tener un vehículo para ser exportado a Estados Unidos sin el pago de arancel, según las reglas del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

La propuesta también busca crear una lista de rastreo ampliada que incluya todos los componentes de un automóvil, lo que permitirá calcula el contenido regional de los vehículos que se exporten hacia Estados Unidos como parte del TLCAN.

Los componentes que no estén en la lista de rastreo se consideran originarios de la región del TLCAN, independientemente de su país de origen. En esta lista hasta el momento no se contempla el acero, un elemento esencial en la fabricación de autos.

Según Insidetrade.com, esta propuesta podría tener dedicatoria especial para México.

“Al explicar la propuesta a miembros de las comisiones (legislativas), las fuentes dijeron que los funcionarios de la USTR les dejaron claro que un objetivo general de (el titular de la USTR) Robert Lighthizer era ‘hacerles lo más costoso posible’ a los fabricantes de autos producir en México”, señala la nota del sitio.

Una fuente de la industria automotriz indicó a Inside Trade que la propuesta es una "posición de apertura fuerte e inquebrantable a la que probablemente se oponga la industria nacional como la otras dos contrapartes (México y Canadá)".

Otras fuentes la describieron como "draconiana" y advirtieron que podría perjudicar seriamente la competitividad a corto y largo plazo de la industria automotriz estadounidense.

Algunas fuentes, sin embargo, dijeron que es posible que el texto final de las normas de origen que Estados Unidos presentará en la cuarta ronda de negociaciones del TLCAN de la próxima semana podría ser modificado.

Estas fuentes también afirmaron que el enfoque estadounidense de las normas de origen va en contra de la idea de un acuerdo de libre comercio, argumentando que aceptar un requisito de contenido nacional en la renegociación del TLCAN establecería un precedente peligroso para Canadá y México en sus negociaciones comerciales con otros países.

La propuesta se ha movido a través del proceso interinstitucional, dijeron fuentes, y funcionarios del Congreso fueron informados al respecto esta semana.

Los negociadores comerciales de EU indicaron que las reglas de origen, "particularmente en automóviles y partes de automóviles, deben requerir más contenido del TLCAN y contenido sustancial de Estados Unidos. El país de origen debe ser verificado".

No está claro para muchos en la comunidad empresarial, así como para los negociadores canadienses y mexicanos y algunos legisladores de EU, cómo la administración de Trump define "sustancial".

durante la segunda ronda de negociaciones del TLCAN, el representante comercial de EU dejó ver que presionaría por un requerimiento de contenido nacional, y se discutió sobre una proporción de entre 35 y 50 por ciento, según fuentes de la negociación, sin que se presentara una propuesta en la mesa.

Los negociadores presionaron el contenido nacional en la segunda ronda del TLCAN realizada en la Ciudad de México, y se debatieron entre 35 y 50 por ciento, pero no se presentó ninguna propuesta concreta, según las fuentes.