Economía

Tasas de interés de valores gubernamentales con presión de alza

12 febrero 2014 4:28 Última actualización 18 junio 2013 10:51

 [Arturo Monroy] 


 
Esteban Rojas H
 
 
La estrategia de recurrir a un creciente endeudamiento interno para financiar, en buena parte, las actividades del Gobierno Federal pudiera estar dando señales de agotamiento ante el reciente repunte de las tasas de interés. En mes y medio, los rendimientos de los valores de deuda gubernamental de largo plazo se han incrementado en promedio 0.73 puntos en el mercado secundario. En tanto que los de vencimiento inferior a un año, como los Cetes, han aumentado en 0.14 puntos.
 
El repunte en los réditos en la parte larga de la curva de rendimientos resulta relevante, porque en la actualidad el 80% de la captación de recursos es mediante la colocación de instrumentos de largo plazo, mientras que el 18.2 es a través de Cetes, que tienen un horizonte de hasta un año.
 
Los bono M con un vencimiento mayor de 10 años han sido los más afectados, al incrementarse en promedio 1.09 puntos. En este caso destaca, sobre todo, el aumento de 1.24 puntos en el bono a 30 años. Este comportamiento es una señal de la mayor aversión al riesgo, lo que se traduce en la exigencia de un premio mayor para los plazos más largos y en una tendencia a disminuir el horizonte de las inversiones.
 
De acuerdo a cifras publicadas por la Secretaria de Hacienda, en los últimos 13 años, el gobierno Federal ha gozado de una época de oro, al acceder a mayores recursos a costos menores. No obstante, los vientos están cambiando, lo que pudiera disminuir los flujos disponibles, acompañados de un mayor costo.
 
El periodo que va de abril del 2000 al mismo mes del presente año, el saldo de la deuda interna mediante la colocación de valores paso de 479,343 millones de pesos a 3.49 billones, lo que representa un crecimiento de 629%. En tanto que el pago del interés, comisiones y gastos mensuales bajó de 5,344 a 3,040 millones de pesos, lo que represento una caída de 43%, en el periodo de referencia.
 
El creciente endeudamiento interno mediante la colocación de valores de deuda le ha permitido al gobierno disponer del suficiente financiamiento, lo que ha pospuesto a algunas reformas estructurales. Sin embargo, la posibilidad de que la era de dinero barato pueda terminar, obliga a la aplicación de una estrategia que permita sustituir parte de los recursos provenientes de la deuda, por otros más estables como los fiscales.
 
Existen cada vez más señales de que el aumento en las tasas de interés, no se trata de un aspecto coyuntural. Por el contrario, probablemente sea el inicio de un ciclo alcista que se pudiera darse con diferente intensidad en el tiempo. Un ejemplo de esto, lo pudiera estar dando el hecho de que el rendimiento del bono líder del tesoro norteamericano está por cumplir un año de que tocó su mínimo histórico en 1.39% el 24 de julio del 2012. De esa fecha a la actualidad,  experimenta un incremento de 0.79 puntos.
 
Esta situación pudiera prolongarse en los próximos meses, sobre todo en caso de que la Reserva Federal empiece a desmantelar algunos de los estímulos monetarios.