Economía

Tasas al alza y un dólar fuerte, constantes para 2016

Para finales de este año y el 2016, la paridad cambiaria rondaría los 14.50 pesos por dólar, esto de acuerdo a los Pre-Criterios económicos anunciados por la Secretaría de Hacienda, la cual también pronosticó cotizaciones de 14.80 y 14.5 unidades respectivamente.
Clara Zepeda
01 abril 2015 0:37 Última actualización 01 abril 2015 5:5
peso dolar

La paridad cambiaria rondaría los 14.50 pesos por dólar para 2015 y 2016, estimó Hacienda. (Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO- Para 2016 la Secretaría de Hacienda estima que se pagará más por la deuda, como consecuencia de una política monetaria reactiva del tipo de cambio, toda vez que este indicador difícilmente verá niveles de 13 pesos por dólar nuevamente.

De acuerdo con los Pre-Criterios económicos anunciados por la Secretaría de Hacienda, la paridad cambiaria rondaría los 14.50 pesos por dólar al final de 2015 y 2016; mientras que, en promedio pronosticó cotizaciones de 14.80 y 14.5 unidades, respectivamente.

Jorge Gordillo Arias, director de Análisis Económico de CIBanco, aseveró que las presiones más fuertes para el tipo de cambio vendrán en junio o septiembre de este año, es decir, cuando la Reserva Federal anuncie el incremento de la tasa de interés de referencia.

“El peso se va a fortalecer al final de 2015, no se sabe si llegará a 14.50 por dólar, pero la tendencia es a la apreciación. Hacia 2016, aunque la Fed aumentará sus tasas paulatinamente en los próximos tres o cuatro años, poco a poco el mercado dejará de ser especulativo”, detalló.


Añadió que para el año que entra empezaríamos a ver más inversión extranjera directa, sobre todo en el sector energético, que ayudaría a la apreciación del peso.

Sin embargo, tardaremos otro poco en ver de nuevo a la paridad cambiaria en 13 pesos por dólar. “Esto es porque estamos en la etapa que tanto nos preocupaba, el alza de tasas estadounidenses”.

Ante un entorno externo complejo que tiene repercusiones sobre las finanzas públicas, las tasas de interés también repuntarán: la tasa de los Cetes a 28 días se estima en 3.5 por ciento en 2015 y en 4.5 por ciento para el año entrante.

“Lo anterior es efecto de la política monetaria reactiva del Banco de México, no porque le convenga a nuestro país aumentar tasas, porque estamos en una economía débil”, señaló el especialista de CIBanco.

Agregó que si Estados Unidos comienza a elevar las tasas de referencia (incrementando las de los bonos del Tesoro a 1.5 por ciento), el banco central mexicano se verá en la necesidad de hacer lo mismo.

“Para que no haya un diferencial de tasas de interés y una presión adicional sobre el tipo de cambio que le pegue a la inflación”, destacó Gordillo.

“El aumento de las tasas tiene un efecto negativo en la deuda del gobierno, pues se ha endeudado internamente fuerte, aprovechando tasas y por el hecho de que subirán las tasas, pagará más”, anotó.