Economía

Tardará 2 años recuperar producción agropecuaria

10 febrero 2014 4:56 Última actualización 12 julio 2013 5:10

[Cuartoscuro]


 
 
 
Héctor A. Chávez Maya
 
 
Las lluvias que se han registrado en los últimos días en el país van a generar la humedad que se requiere para establecer la siembra de granos en el país; sin embargo, éstas no garantizan el éxito de los cultivos, pues hay zonas que tardarán al menos 2 años para recuperar los niveles de producción que tenían antes de 2011, año en que se registró la sequía más severa en las últimas 8 décadas.
 

Tan sólo en el primer semestre de este año el gobierno federal declaró oficialmente desastre natural en 7 entidades del país por los daños ocasionados por sequías atípicas, entre ellos Chihuahua y Nuevo León, estados que más tarde desistieron del apoyo debido al cambio de condiciones climatológicas.
 

Asimismo, 12 estados fueron declarados con desastre por heladas, algunos de lo cuales recibieron recursos por parte del gobierno federal que les permitió la resiembra de sus parcelas y la recuperación parcial de sus cosechas.
 
 
Tan sólo en los dos últimos años agrícolas se había registrado una caída en la producción de maíz superior a 25%, debido a los fenómenos climatológicos, pues de las 23.5 millones de toneladas cosechadas en 2010 sólo se lograron 17.6 millones en 2011, producción que se recuperó parcialmente en 2012 cuando se alcanzaron 22.4 millones.

Situación similar se vivió con el frijol, que en 2010 alcanzó las 1.1 millones de toneladas, pero en 2011 cayó a 568,000 y en 2012 logró poco más de 1 millón.
 

Impacto acumulado
 
Si bien se tienen síntomas de recuperación, el impacto acumulado por los efectos del cambio climático podría superar los 100,000 millones de pesos de 2011 a la fecha, y la pérdida de miles de empleos en las zonas rurales del país.
 

De acuerdo con Octavio Jurado, gerente general de la Asociación Mexicana de Secretarios de Desarrollo Agropecuario (AMSDA), tan sólo en el norte del país se registró una disminución, entre producción agrícola y ganadera, que llegó a representar 30%, con un impacto de 10% a nivel nacional.
 
Si bien con la caída de las lluvias en el país se abre la posibilidad de recuperar el inventario, es un trabajo progresivo que debe realizarse en conjunto gobierno federal, estatal y productores.
 
“No podemos garantizar ni siquiera que en 2 años estemos listos, en algunos casos habrá que poner en marcha un proceso de recuperación, porque ya no habrá condiciones para mantener la actividad que tradicionalmente se tenía; ese será el gran desafío”.
 
En el sector pecuario se perdieron más de 1 millón de cabezas de ganado, en los últimos 2 años, con daños superiores a los 30,000 millones de pesos, según datos de los ganaderos.