Economía

Subsidios globales a la energía suman 5.3 bdd en 2015 y seguirán altos: FMI

China es el principal subsidiador en términos de dólares alcanzando 2.3 billones de dólares, según un reporte del Fondo Monetario Internacional.
Leticia Hernández Morón
17 julio 2015 13:6 Última actualización 17 julio 2015 13:7
Cables de electricidad (Bloomberg)

Cables de electricidad (Bloomberg)

Los subsidios energéticos han crecido en los últimos años a pasos veloces, de un estimado de 4.2 billones de dólares en 2011 aumentarán a 5.3 billones de dólares este 2015, equivalentes al 6.5 por ciento del PIB global y la expectativa es de que permanezcan altos, según advierte el Fondo Monetario Internacional (FMI). Con su eliminación el mundo obtendría ingresos adicionales de 2 mil 900 millones de dólares y se reducirían las muertes vinculadas a los daños por emisiones contaminantes.

En el reporte, ¿Qué tan grandes son los subsidios globales a la energía? el FMI expone que la mayor parte de estos subsidios tiene su origen en países en donde el impuesto a la energía está por debajo de los niveles que reflejen completamente el daño asociado al medio ambiente con el consumo de la energía y son considerablemente altos en todos los países tanto avanzados como en desarrollo. China es el principal subsidiador en términos de dólares alcanzando 2.3 billones de dólares; Ucrania lo es como porcentaje del PIB con un nivel de 60.7 por ciento y Qatar en términos per cápita con 5 mil 995.2 dólares.

En México, los subsidios a la energía suman 30 mil 860 millones de dólares, de los que el 73 por ciento corresponden a petrólero, el 20 por ciento a gas natural y el resto a carbono. Este monto de subsidios posiciona al país como el tercero con los subsidios más elevados en América Latina, después de Brasil con un importe este 2015 de 55 mil 440 millones de dólares y Venezuela con 45 mil 170 millones.

Como porcentaje del PIB, los subsidios en México son de 2.26 por ciento, muy por debajo de Venezuela con el 19.96 por ciento y medidos en términos per cápita, es de 254.87 dólares, mientras que en Trinidad y Tobago son de 2,949.95 dólares.

El elevado crecimiento en el consumo de energía, especialmente de carbón, la inflación y el crecimiento del ingreso real, persistente carga tributaria insuficiente para los costos ambientales, son factores clave para que los subsidios a nivel global permanezcan elevados, expone el organismo internacional.

La eliminación de subsidios a la energía mundial podría reducir las muertes relacionadas con las emisiones de combustibles fósiles en más de 50 por ciento y las de combustibles fósiles relacionados con las emisiones de carbono en más del 20 por ciento.

En términos monetarios, advierte una recuperación de 2 mil 900 millones de dólares, equivalentes al 3.6 por ciento del PIB mundial en 2015, lo que significa un enorme potencial para la reducción de otros impuestos o el fortalecimiento de las bases de ingresos en países en donde el gran sector informal limita instrumentos fiscales más amplios.

Para las economías avanzadas, la eliminación de subsidios a la energía se traduciría en la adición de ingresos suficientes para reducir a la mitad el impuesto por utilidades corporativas o cubrir una cuarta parte del gasto en salud pública. En países de bajos ingresos serían 1.5 veces el impuesto a la utilidad o el gasto de salud pública.