Economía

Sube fiscalización pero baja percepción positiva del SAT

Mientras que el monto de fiscalización de enero a septiembre, acumuló 117 mil 373 millones de pesos, percepción negativa
por parte de los contribuyentes subió a 18 por ciento.
Dainzú Patiño
27 noviembre 2014 3:0 Última actualización 27 noviembre 2014 3:0
Etiquetas
Larga fila de contribuyentes en el SAT. (Cuartoscuro/Archivo)

Sube la mala percepción sobre el SAT. (Archivo Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- Mientras que el monto de fiscalización, de enero a septiembre, acumuló 117 mil 373 millones de pesos, con un incremento de 23 por ciento en comparación con el mismo periodo de 2013, el porcentaje de percepción positiva del Servicio de Administración Tributaria (SAT), alcanzó 65 por ciento, monto por debajo del promedio de los últimos nueve años.

De acuerdo con el tercer informe trimestral Tributario y de Gestión, realizado por el SAT, la percepción negativa por parte de los contribuyentes subió a 18 por ciento de enero a septiembre, el monto más alto desde 2005; en 2013 el promedio anual de percepción negativa fue de 9 por ciento, y en 2012 de 8 por ciento.

Pedro Carreón, socio de impuestos de PwC, explicó que los índices de fiscalización se han incrementado por el acceso a información por parte del fisco, para detectar manejos inadecuados de contribuyentes. Las fuentes de información se han basado a través del sector financiero y los comprobantes fiscales digitales.


Carlos Cárdenas, ex presidente del Comité Nacional de Estudios Fiscales del IMEF, explicó que también se ve mayor inteligencia para detectar operaciones, que el SAT considera agresivas, lo que ha llevado a invitar a los contribuyentes a que se regularicen, “algunos están pagando, otros litigando. La fiscalización que se está ejerciendo, cada vez está mejor dirigida y mejor estructurada”, dijo.

MALA PERCEPCIÓN

“La molestia en general está enfocada en la devolución de los impuestos, en específico del IVA. Los tiempos del regreso del IVA se han ampliado; exportadoras, empresas dedicadas a la elaboración de alimentos y medicinas, han visto afectado su flujo de efectivo a causa de esta situación”, determinó Carreón.

Herbert Bettinger, director de Bettinger Asesores, señaló a El Financiero que las nuevas acciones implementadas por el SAT para la fiscalización, nunca se habían visto y están enfocadas en detectar si las situaciones de los contribuyentes ameritan o no el regreso de impuestos. “Antes se devolvía mucho IVA, pero había muchas facturas falsas”, también se han enfocado en combatir actos de corrupción.

Consideró que la mala percepción va más en el sentido del uso que se da a los impuestos.

“El contribuyente paga para que el país crezca, pero por otro lado está cayendo, no es culpa del SAT, es culpa del sistema. Por ejemplo, se dio una cantidad tremenda a los asambleístas, es algo que no se había visto, es una ingratitud completa”, dijo.

Afirmó que los contribuyentes tendrían mejor percepción y pagarían con gusto, si sus impuestos se vieran reflejados en mejores servicios.


MAYORES CARGAS ECONÓMICAS

Por su parte, Cárdenas señaló que los contribuyentes perciben las acciones como agresivas, y que las nuevas disposiciones para la recaudación están provocando a las empresas mayores cargas económicas y administrativas, por ello la mala percepción hacia la institución, pues debido a esa situación, las empresas pierden foco de sus actividades “core business”.

Finalmente, el representante de PwC indicó que mientras no haya confianza entre el contribuyente y la autoridad fiscal, existirán menos oportunidades para llegar a acuerdos que beneficien a ambas partes.
De acuerdo con el último reporte “Paying Taxes”, realizado por PWC y el Banco Mundial, la tasa total de impuestos en México durante 2013 fue de 51.7 por ciento, cuando la tasa de Qatar, el país mejor calificado en materia de impuestos, es de 11.3 por ciento; alrededor del mundo, México es uno de los países donde más se pagan impuestos.