Economía

STPS recibe 477 quejas de empleados obligados a laborar en inmuebles dañados

La Secretaría de Trabajo y Previsión Social informó que los trabajadores no están obligados a presentarse a sus oficinas si hay riesgos.
Zenyazen Flores
22 septiembre 2017 15:31 Última actualización 22 septiembre 2017 15:31
Daños (cuartoscuro)

Daños (cuartoscuro)

La Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), a través del Centro de Mando de Inspección Federal de Trabajo, ha recibido un total de 477 quejas de trabajadores por casos de inmuebles que, de acuerdo con la denuncia, se encuentran dañados y los dueños exigen a los trabajadores ingresar a ellos.

Luego de inspeccionar esos centros de trabajo, la autoridad determinó la restricción de acceso en nueve centros laborales de la Ciudad de México por considerar que las condiciones estructurales representan un riesgo, tras el sismo del 19 de septiembre, cuya magnitud fue de 7.1.

En otros dos casos, la restricción fue parcial porque los daños estuvieron ubicados en puntos específicos, los cuales ya están restringidos y acordonados para impedir que los trabajadores transiten por esas áreas; los patrones deberán subsanar lo antes posible las afectaciones para poder reabrir, previa visita de inspección.

La Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajo (PROFEDET) pone a disposición del público en general los números gratuitos 01 800 911 7878 y 01 800 911 7877 para, entre otros servicios, atender casos de trabajadores que han sido despedidos injustificadamente por ausencia laboral debido a que sus viviendas se derrumbaron o sufrieron algún daño.

En caso de temblor, tal y como expresó el titular de la STPS, Alfonso Navarrete Prida, los trabajadores no están obligados a presentarse en sus centros laborales cuando perciban que existen riesgos potenciales a su seguridad e integridad, o cuando, a consecuencia del sismo, estén impedidos para presentarse a laborar.

Lo anterior, debido a que, de conformidad con el artículo 427 de la Ley Federal del Trabajo, son causas de suspensión temporal de las relaciones de trabajo en una empresa o establecimiento: la fuerza mayor o el caso fortuito no imputable al patrón, que produzca como consecuencia necesaria, inmediata y directa, la suspensión de los trabajos.