Economía

STPS niega precarización del empleo tras reforma laboral

El secretario del Trabajo, Alfonso Navarrete Prida, sin embargo, reconoció que aunque se facilitó el acceso al empleo, el mercado laboral no ha sido capaz de dar trabajo a los jóvenes.
12 marzo 2015 14:44 Última actualización 12 marzo 2015 14:44
Alfonso Navarrete Prida, titular de la STPS (Cuartoscuro/Archivo)

Alfonso Navarrete Prida, secretario del Trabajo y Previsión Social (Cuartoscuro/Archivo)

CIUDAD DE MÉXICO.- El secretario del Trabajo y Previsión Social (STPS), Alfonso Navarrete Prida, negó que la reforma laboral haya precarizado el empleo con las nuevas formas de contratación que se incluyeron en la Ley Federal del Trabajo (LFT), aunque admitió que pese a que se facilitó el acceso al empleo con esas modalidades, el mercado laboral no ha sido capaz de dar trabajo a los jóvenes.

Durante la presentación del Informe de Resultados de la Reforma Laboral, hizo un balance general sobre la evolución del empleo, disminución de la informalidad, afiliación al Infonacot, inspecciones y juicios laborales, sin embargo, omitió temas polémicos como outsourcing, transparencia sindical, salarios caídos y posibles actos de corrupción en la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje (JFCA).

El funcionario aseguró que la reforma laboral –la primera reforma aprobada, en diciembre de 2012- y sus nuevas formas de contratación en la LFT que flexibilizaron la contratación resultaron en que en 2013 la economía creció 1.4 por ciento pero el empleo formal lo hizo en 2.9 por ciento, y en 2014 la economía creció en 2.1 y empleo en 4.3 por ciento.

“La reforma no significó, con el temor que se tenía de flexibilizar la condición de trabajo, precarizar el empleo y que legítimamente manifestaron varias centrales obreras, los datos han mostrado que es empleo de largo plazo y de larga duración”, sostuvo.

Navarrete Prida dijo que en los últimos 15 años el país ha crecido 2 por ciento en promedio anual, lo que significa que solamente se han podido generar alrededor de 400 mil empleos nuevos por año frente a una inercia de 800 mil jóvenes que cada año piden ingresar al mercado laboral.

“El país no da para generarles empleos a esos jóvenes y más decepcionante todavía es que los empleos que se generan no son los acordes a los que el mercado educativo está ofreciendo y generando. La tendencia es de ese tamaño, por eso la informalidad fue creciendo año con año y por eso 6 de cada 10 estaban en la informalidad”, expuso.

El funcionario dijo que antes de la reforma laboral la tasa de informalidad era de 60.3 por ciento (enero 2013) pero después de los cambios a la LFT la informalidad bajó a 57.5 por ciento, “casi 3 puntos porcentuales menos”.