Economía

Sorpresa, Rusia recorta las tasas de interés por temores de recesión

Tras el inesperado anuncio, el rublo amplió su descenso para caer un 4 por ciento contra el dólar, aunque más tarde recuperó parte de las pérdidas.
Reuters
30 enero 2015 8:29 Última actualización 30 enero 2015 8:29
El rublo pierde casi la mitad de su valor frente al dólar en 2014

El rublo pierde casi la mitad de su valor frente al dólar en 2014. (Bloomberg)

MOSCÚ.- El banco central ruso recortó este viernes su tasa clave de interés al crecer los temores de una recesión en el país por la caída de los precios mundiales del petróleo y las sanciones de Occidente tras la crisis de Ucrania.

El banco central recortó su tasa repo mínima para una semana en dos puntos para llevarla al 15 por ciento, poco más de un mes de haberla subido al 17 por ciento tras un avance del rublo.

Se esperaba ampliamente que el banco no alterara la tasa de interés.


Tras la decisión, el rublo amplió su descenso para caer un 4 por ciento contra el dólar, aunque más tarde recuperó parte de las pérdidas.

La medida del viernes implica un cambio en las prioridades del banco de mantener contenida la inflación y respaldar al rublo, para tratar de impulsar la actividad económica de Rusia, que el emisor espera que caiga con fuerza en los próximos meses.

"La decisión de hoy de recortar la tasa clave de interés en dos puntos porcentuales tiene como objetivo equilibrar la meta de contener la inflación y restaurar el crecimiento económico", dijo la gobernadora del banco Elvira Nabiullina tras el anuncio.

En un comunicado divulgado por correo electrónico, el servicio de prensa del banco citó a la gobernadora diciendo que la tasa se mantenía lo bastante alta como para permitirle al banco central ruso alcanzar su meta de inflación en el mediano plazo.

La decisión también atizará especulaciones de que cambios recientes en la gerencia del banco han llevado a la institución hacia una política monetaria más moderada, posiblemente bajo presión del Kremlin, bancos y empresas.

"Parece que la decisión tiene implicaciones políticas, ya que es un recorte que muestra que el banco central está preocupado por los riesgos al sector bancario. Parece que le han torcido el brazo al banco central", dijo Nicholas Spiro, director gen ente de Spiro Sovereign Strategy en Londres.

Pero el cambio en la política del banco también podría reflejar el hecho de que la economía rusa tiene por delante un terreno escabroso, al persistir la baja en los precios del petróleo y empeorarse el conflicto en Ucrania, ensombreciendo las esperanzas de un pronto fin a las sanciones de Occidente.