Economía

Sorprende a Banco Mundial déficit fiscal planteado por Peña

10 febrero 2014 4:21 Última actualización 11 septiembre 2013 10:50

[La reforma hacendaria del presidente Enrique Peña Nieto causó "sorpresa"/Bloomberg] 


 
 
Eduardo Ortega
 
 
El déficit fiscal de 1.5 por ciento en 2014, planteado en la reforma hacendaria del presidente Enrique Peña Nieto, causó "sorpresa" en el Banco Mundial (BM).
 
De acuerdo con el economista senior para México del BM, Joost Draaisma, este endeudamiento generará "retos" al país en términos de sustentabilidad fiscal no sólo por el tamaño del déficit planteado, sino por el impacto demasiado optimista del gobierno mexicano que pueden tener las reformas en el crecimiento potencial de la economía.
 
El plan gubernamental propone un déficit de 0.4 por ciento en 2013 para evitar recortes en el gasto público y de 1.5 por ciento en 2014.
 
"Lo que sorprende un poco la postura a corto plazo es el tamaño del estímulo fiscal para lo que estamos acostumbrados en el caso de México es muy alto", consideró.
 
En entrevista con EL FINANCIERO, al mismo tiempo que hace esa observación, considera que es necesario tomar en cuenta que México cuenta con un buen historial en responsabilidad fiscal y cuenta con cierto espacio, porque la deuda sobre PIB no es la que ve en otras partes del mundo.
 
Y, efectivamente, algunos de los beneficios de la reforma fiscal podría ser también estimular o detonar un ciclo económico más alto.
 
No obstante, si no se concretan estas expectativas como prevé el gobierno, se tendría que contemplar más adelante en el sexenio la necesidad de otra ronda de aumento de impuestos.
 
 

"Modesta recaudación"
 

Pone énfasis en que la recaudación adicional planteada en la propuesta del gobierno mexicano es "más modesto" de lo que se había anticipado y, sobre todo, ante las contingencias que enfrenta el país.
 
En la iniciativa de reforma hacendaria y el paquete económico 2014 del presidente Peña, se estima incrementar la recaudación en 1.4 por ciento del PIB para el próximo año y llegar al 3 por ciento para el 2018.
 
Ante ello, considera que la propuesta no resuelve las considerables presiones que enfrentan las finanzas públicas de México por dos razones principales.
 
Uno es el envejecimiento de la población que conlleva mayores gastos de pensiones y mayores gastos en salud pública, lo cual en un periodo de 10 años podría incrementar los gastos en un punto porcentual del PIB por pensiones y uno por salud.
 
Por el otro lado, mencionó, se encuentra el tema del petróleo que, a pesar de la reforma energética, en el mediano plazo no se ve todavía cómo se aumentará directamente la producción de crudo y, por lo tanto, el ingreso fiscal por este hidrocarburo puede disminuir como porcentaje del PIB.
 

De acuerdo con Draaisma, a mediano plazo se debe de considerar nuevamente reducir el paquete de productos que están ahora sujetos a tasa cero del IVA, en el cual están contemplados las medicinas y los alimentos.
 
"Me puedo imaginar que hay razones políticas por lo cual se optó ahora poner más énfasis en limitar los tratamientos especiales y aumentar el impuesto sobre la renta (ISR); y en el tema del IVA limitar los cambios en el tratamiento tanto en la zona fronteriza, como en en algunos aspectos de las exenciones por ejemplo en la educación y el transporte.
 
"Yo creo que a mediano plazo se debe de considerar nuevamente el paquete de productos que están ahora sujetos a tasa cero del IVA, porque ahora está muy amplio ese paquete; se justifica por el impacto sobre la distribución de ingreso, ya que el consumo de algunos de estos productos va a ser intensivo como porcentaje del ingreso de los segmentos más bajos de ingresos. Sin embargo hay muchos productos dentro del grupo de alimentos y medicinas", dijo.