Economía

Sólo 13% de las negociaciones entre empresas y sindicatos incluyeron convenios de productividad

01 febrero 2014 3:39 Última actualización 16 enero 2014 5:2

 [Los pocos acuerdos se deben a que hay áreas de la economía en las que es difícil medir la productividad / Cuartoscuro]


 
 
Zenyazen Flores
 
La productividad acaparó los discursos del gobierno, empresas y sindicatos durante 2013, sin embargo, datos oficiales muestran que sólo en 13 por ciento de las negociaciones laborales se incluyeron convenios de productividad.
 
De enero a octubre del año pasado se realizaron 6 mil 964 revisiones salariales y contractuales entre empresas y sindicatos de jurisdicción federal, pero sólo 13 por ciento firmaron convenios de productividad que quedaron asentados en los contratos colectivos de trabajo, indican datos de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STPS).
 
De tal forma que en esos 10 meses se firmaron 903 convenios que involucraron a 491 mil 717 trabajadores. En ese lapso se llevaron a cabo las negociaciones laborales de grandes empresas paraestatales como Pemex, IMSS o CFE; así como del sector privado, entre las que se encuentran Telmex, Volkswagen, Aeroméxico y Bimbo.
 
Además, los convenios de productividad logrados entre enero y octubre del 2013 son 3.7 por ciento menos que los alcanzados en mismo periodo de un anterior, cuando se registraron 937 convenios con incentivos por productividad.
 
El titular de la STPS, Alfonso Navarrete Prida, estimó que 2013 cerrará con un índice de 12 por ciento de convenios de productividad integrados en los contratos de trabajo.
 
Representantes de empresas y sindicatos coincidieron en que el bajo índice de la firma de convenios de productividad se debe a que hay áreas de la economía en las que es difícil medir la productividad, por lo que los convenios que se firmaron se tratan más bien de convenios que ya existían y que sólo fueron actualizados.
 
Por número de convenios, las empresas de las ramas de comercio, la industria productora de alimentos, transporte terrestre y la industria químico-farmacéutica, agruparon el mayor número de acuerdos de enero a octubre de 2013, ya que en conjunto registraron 489 convenios, que representaron 54.2 por ciento del total de acuerdos.
 
Mientras que las ramas que involucraron el mayor número de trabajadores en el periodo referido, con 67.8 por ciento, fueron la de hidrocarburos (189 mil 392 trabajadores), automotriz y autopartes (39 mil 997), servicios telefónicos (38 mil 919), industria azucarera (35 mil 735), y la radio y televisión (29 mil 105).
 
Tomas H. Natividad, presidente de la Comisión Laboral de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), dijo que el año pasado hubo empresas que lograron avances en productividad, pero no registraron dichos acuerdos ante la autoridad laboral.
 
No es que se desdeñaran los convenios, sino que hay sectores en los que es difícil medir la productividad. No es muy fácil medir la productividad si no se conocen los detalles del proceso de producción (aunque) con la reforma laboral ahora se obliga a empresas y sindicatos a firmar esos convenios”, expuso.
 
Humberto Ojeda, vicepresidente del Congreso del Trabajo (CT), consideró que no hay avances sustantivos en la firma de convenios de productividad, aunque hubo una promoción de la productividad.
 
No es que haya habido falta de interés, sino que las empresas no lo tomaban como algo obligatorio y otras empresas prefirieron llegar a otros acuerdos con trabajadores, como premios de puntualidad u otras compensaciones”, señaló.
 
Isaías González, secretario general de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC), dijo que las organizaciones sindicales deberán hacer efectivo el derecho a la capacitación y el pago de la productividad incluido en la reciente reforma a la Ley Federal del Trabajo.