Economía

Aumenta la morosidad en Sofipos: CNBV

Aunque las Sociedades Financieras Populares fomentan la inclusión financiera, en el último año sus sus niveles de morosidad se han incrementado, señaló la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.
Jeanette Leyva/Enviada
29 junio 2017 11:32 Última actualización 29 junio 2017 12:1
billetes

(Bloomberg)

Las Sociedades Financieras Populares (Sofipos) ofrecen mejores tasas de rendimiento en sus productos de ahorro que la banca comercial, pero sus niveles de morosidad se han incrementado en el último año, según la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

Las Sofipos son un vehículo importante para que más 3 millones 600 mil clientes tengan acceso a la inclusión financiera y a servicios financieros especializados pero, al atender la ‘base de la pirámide’, la cartera vencida y niveles de morosidad son más altos y ya están fuera del rango.

De marzo de 2016 al mismo periodo de 2017, la morosidad pasó de 8.9 a 10 por ciento. A pesar de esto, el tamaño de estas intermediarias no representa un riesgo sistémico, aseguró Ariadna Ortiz, directora de Supervisión de las Sofipos de la CNBV.

En el marco de la tercera convención de la Asociación Mexicana de Sociedades Financieras Populares (Amsofipo) que se realiza en Puerto Vallarta, Ortiz Sánchez reconoció que las tasas de rendimiento que proporcionan las Sofipos son las mejores para los ahorradores, ya que están por encima de la inflación y de las tasas que ofrecen los bancos.

Aunque este sector, dijo, debe trabajar en fortalecer sus estructuras de capital y ser más rentables, ya que la mitad del sector no ha tenido números positivos por lo que los desafíos del sector son ser más eficientes y tener una rentabilidad sustentable en el tiempo, así como fortalecer el gobierno corporativo.

Sandro García Rojas, vicepresidente de Supervisión de Procesos Preventivos de la CNBV, indicó que en materia de gobierno corporativo y de prevención de lavado de dinero, todas las entidades financieras deben trabajar para tener una metodología documentada para evaluar los riesgos a que están sujetos y a los clientes, sean personas físicas o morales.

Además, deben determinar si tienen actividades vulnerables, si operan en zona geográfica de conflicto, canales de pago riesgosos.

"El reto que hoy se tiene es tener una metodología adecuada con una matriz que permita evaluar el riesgo a que están sujetos”, aseguró García Rojas.