Economía

Sobrecargos ganan a Aeroméxico; debe suspender Contrato B

Al menos 300 sobrecargos de la Asociación Sindical de Sobrecargos de Aviación deberán regresar al contrato general, determinó un tribunal colegiado.
Zenyazen Flores
03 julio 2014 15:14 Última actualización 03 julio 2014 15:14
[Aeroméxico recortó de 7 a 5 sus vuelos de la Ciudad de México a Caracas. / Bloomberg / Archivo] 

[Aeroméxico recortó de 7 a 5 sus vuelos de la Ciudad de México a Caracas. / Bloomberg / Archivo]

Luego de que un tribunal colegiado resolvió a favor de la Asociación Sindical de Sobrecargos de Aviación (ASSA) un recurso de queja que suspende la aplicación del Contrato B de Aeroméxico, la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje (JFCA) acató el fallo y en consecuencia debe notificar a la empresa del resolutivo que implica que 300 sobrecargos regresen a la categoría de sobrecargo inicial del contrato general.

Este retorno de los nuevos sobrecargos contratados desde diciembre pasado por Aeroméxico, se dará hasta en tanto la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) determine si procede o no la demanda de Conflicto Colectivo de Naturaleza Económica (CCNE) que interpuso la empresa para poder implementar el Contrato B.

Actualmente, Aeroméxico tiene celebrado un Contrato Colectivo de Trabajo General que aplica para mil 570 sobrecargos, de los cuales, 296 tripulantes corresponden a la categoría de sobrecargo inicial, la cual dura 3 años y posteriormente pasa al contrato general, y 300 nuevos sobrecargos que fueron contratados bajo el esquema del Contrato B, en el que permanecerían por 10 años.


Ricardo del Valle, secretario general de la ASSA, explicó que el hecho de que los sobrecargos del Contrato B regresen a la categoría inicial implica mejoras en términos de prestaciones y salario, las cuales deberá hacer efectivas la empresa “de manera inmediata”.

En la categoría Inicial del contrato general un sobrecargo nuevo tiene viáticos similares a los de un sobrecargo antiguo, además, el sobrecargo inicial ahorita tiene una reducción salarial aproximada de 30 por ciento respecto del sobrecargo antiguo, cuando con el Contrato B, esa reducción es de 60 por ciento.

“Lo que pretendemos es que el regreso sea de manera ordenada, no queremos afectar una afectación de empresa, y eso se dará en los próximos días, siempre y cuando empresa acate esa posición”, expuso.

Por su parte, dentro del engrose del resolutivo del tribunal colegiado, Aeroméxico argumentó que “de continuar con la suspensión otorgada (del Contrato B), la empresa se verá limitada a generar el empleo que ha venido propiciando a partir de la entrada en vigor del laudo”.

Y continuó: “Los efectos de la suspensión violan los principios de interés social en promover y vigilar la productividad para optimizar los factores humanos, materiales, financieros, tecnológicos y organizacionales que concurren en la empresa”.

El 20 de agosto de 2013 la JFCA emitió un laudo a favor de Aeroméxico en el que resolvió “congelar” por 10 años el salario de los sobrecargos de nuevo ingreso, pero el 6 de diciembre, tras diversos recursos jurídicos que interpuso el sindicato, la Junta suspendió ese laudo que avalaba la creación del Contrato B para sobrecargos de nuevo ingreso.