Economía

San Luis Potosí pagó el precio cuando Ford decidió irse

El estado todavía debe dinero del terreno que compró y donó a la estadounidense, y tiene problemas para recuperar las instalaciones abandonadas.
Bloomberg
01 febrero 2017 13:42 Última actualización 01 febrero 2017 17:3
Ford SLP

Ford SLP (Bloomberg)

Sobresale de las vastas llanuras áridas del centro de México una cáscara vacía de vigas de acero que preanuncia el daño que la iniciativa 'Estados Unidos primero' de Donald Trump podría causarles a sus socios comerciales de todo el mundo.

Esta no iba a ser una planta automotriz común. El proyecto de Ford Motor, situado unas cuatro horas al norte de Ciudad de México, fue promocionado como la mayor inversión privada de la historia en la región de San Luis Potosí, una fábrica de mil 600 millones de dólares que habría dado trabajo a 3 mil personas y sumado medio punto porcentual al crecimiento económico del estado.

El estado de San Luis Potosí todavía debe dinero por el terreno que compró y donó a Ford. Ahora, tiene dificultades para recuperar el control de las instalaciones abandonadas y encontrar un nuevo arrendatario que recoja los pedazos.

Esto no será una hazaña menor en momentos en que Trump lanza la idea de un impuesto aduanero de hasta 20 por ciento y continúa con sus ataques en Twitter contra las empresas estadounidenses que trasladan empleos al exterior.

Cuando Ford, que tiene su sede en Dearborn, Michigan, desechó su proyecto el 3 de enero, se convirtió como mínimo en la segunda compañía extranjera de México en ceder a la presión.

“Ford iba a ser el motor que nos haría crecer más rápido”, dijo Gustavo Puente, responsable de la oficina de Desarrollo Económico del estado.

"Lo peor ha sido la incertidumbre sobre qué harán las políticas de Trump".

Ford ha dicho que su decisión se vio influenciada por la demanda, y la compañía señaló en un comunicado enviado por correo electrónico que está “trabajando con la comunidad local para estar segura de hacer lo correcto”.

“Cancelamos la planta en México porque la conclusión es que vimos lo que estaba ocurriendo” con la desaceleración de las ventas de autos compactos, dijo el máximo ejecutivo Mark Fields a los analistas en una llamada en conferencia del 26 de enero. "Ya no necesitábamos esa capacidad y no tenía sentido agregarla”.

1
GRAN GOLPE

 

San Luis Potosí

Para los habitantes de San Luis, fue un golpe tremendo. El día del anuncio de Ford, un servicio familiar de alquiler de equipos del lugar vio desaparecer la cuarta parte de sus ingresos. ¿Y si General Motors o BMW también hacen las maletas? La gente de aquí no quiere ni pensarlo.

“Hemos oído rumores de que otros podrían irse”, dijo Karla Chávez, que trabaja como administradora de la compañía de alquiler de equipos, Mapein, que ganaba unos 4 mil dólares mensuales con el proyecto de Ford y esperaba seguir recibiendo contratos en los próximos años. “Todo lo que podemos hacer es esperar”.

Uno de cada ocho trabajadores de San Luis tiene empleo en el sector automotor, que en su totalidad fue posible gracias a décadas de vigencia del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que llevó a millones de mexicanos a la clase media y que Trump ahora amenaza con cancelar. En su discurso de asunción, responsabilizó a esos acuerdos de robar puestos de trabajo estadounidenses, dejando tras de sí una “carnicería”.

Las hostilidades entre el presidente Donald Trump y su par mexicano, Enrique Peña Nieto, podrían acabar con un intercambio comercial de 584 mil millones de dólares entre estos países vecinos.

“Estaban viniendo tantos empleos. Ahora todo el mundo está preguntándole a la gerencia si van a cerrar”, dijo Javier Hernández, que ensambla transmisiones para Eaton. “También nos preguntamos si la demanda disminuirá. Quizá tengan que despedir personas”.

Nada de esto es un buen augurio para el estado de San Luis Potosí, que donó 220 hectáreas (540 acres) del terreno de 280 hectáreas a Ford. El gobierno municipal donó el resto.

El presidente de Ford para el continente americano, Joe Hinrichs, dijo poco después de la cancelación que la compañía regresaría el terreno al gobierno de México. Ford planea ahora fabricar los compactos Focus que habría producido en San Luis Potosí en su fábrica existente en Hermosillo, México.

: