Economía

Sistema financiero, estable y solvente: CNBV

10 febrero 2014 4:57 Última actualización 22 agosto 2013 5:10

[Bancos ya asumieron pérdidas o crearon reservas por vivienderas / Cuartoscuro]


 
Ivette Saldaña
 
 

El sistema financiero nacional es estable y no enfrenta problemas de solvencia por una posible crisis de las desarrolladoras de vivienda, además de que trabaja fuertemente para hacer frente a las operaciones de lavado de dinero, afirmó el presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), Jaime González Aguadé.
 
 

Aunque existen problemas de pago en las constructoras de vivienda que afectan a la banca comercial y a las sociedades financieras de objetivo múltiple (Sofom), a junio de 2013 el monto total de los créditos a grandes constructoras del sector vivienda, como Urbi, Homex y Geo, sumó 39 mil millones de pesos, que representan 3.5 por ciento de la cartera crediticia.
 
 
Así que aun cuando quebraran esas desarrolladoras -que ya enfrentan problemas de pago-, el sistema financiero no tendría una crisis porque la mayoría de los bancos ya asumieron las pérdidas o constituyeron sus reservas preventivas, como lo hicieron Banorte, Bancomer y Banamex, entre otros, aseguró en entrevista exclusiva.
 
 
En todos los casos, las instituciones constituyeron las reservas necesarias para los riesgos de crédito de cartera conforme a la metodología aplicable. Por ello, en un estudio que hizo la CNBV se concluyó que en un escenario extremo en que quiebren todas las vivienderas no generarían un problema de solvencia en el país.
 
 
Para González Aguadé, el hecho de que el gobierno federal determinó no rescatar a las grandes desarrolladoras de vivienda es una buena decisión, “porque los bancos deben asumir los riesgos que tomaron. Fue parte de su apetito por riesgo” y ya ganaron por los intereses que les generó dar préstamos mientras sí hubo pagos.
 
 
Y así lo debe asumir Banorte, que es el banco que más prestó en ese sector, porque cada quien es responsable de los riesgos que toma y debe asumirlos y no los puede pagar la población. “No se pueden socializar las pérdidas con el dinero de los impuestos”, afirmó.
 
 

Sobre la ley para combatir el lavado de dinero, dijo que no todos los cinco mil 847 intermediarios financieros enviaron el reporte sobre las operaciones que deben reportarse y por ello se iniciaron los procesos de sanción necesarios, aunque en algunos casos muchos intermediarios no sabían que tenían que hacerlo, comentó.
 
 

El tema es 'muy relevante' para la CNBV, y tan lo es que ya tenía una comisión que se encargaba de ese tema, pero con esa legislación se logró aumentar la supervisión, así que llega más información de los intermediarios que se debe procesar para detectar si hay operaciones de lavado de dinero, dijo. En la banca, la supervisión y la regulación nunca se acaban, dijo. “Lo que ocurre es que se va modificando la regulación, cada que se modifica la industria y también cambia la supervisión… La reforma financiera lo que busca es que a través de cambios a la regulación haya mayor competencia y más crédito a menores tasas”, explicó.