Economía

Sin empleo, más de 200 millones de personas: FMI

12 febrero 2014 5:36 Última actualización 05 abril 2013 7:41

[Bloomberg] Alarmantes tasas de desocupación entre los jóvenes: FMI. 


 
Marcela Ojeda Castilla
 
Actualmente en todo el mundo hay más de 200 millones de personas sin trabajo, con tasas alarmantes entre los jóvenes de muchos países, mientras el indicador de empleo como proporción de la población mundial se mantiene en 60 %, afirma el Fondo Monetario Internacional (FMI).
 
Dice que "éste es el nivel más bajo en 2 décadas, y la tasa de desempleo continuará siendo elevada durante varios años. De ahí que el principal problema en todos los países sea generar fuentes de trabajo con crecimiento económico."
 
En su informe Empleo y crecimiento: Consideraciones analíticas y operacionales para el Fondo, sugiere posibles medidas de política fiscal, adicionales a las que los gobiernos lleven a cabo para impulsar la demanda agregada y mejorar el funcionamiento del mercado laboral mediante intervenciones de corto plazo.
 
Plantea que también deberán fomentar el crecimiento del empleo y la productividad a largo plazo mediante reformas estructurales, y que el conjunto de herramientas para apoyar un crecimiento inclusivo debe ir acompañado de aspectos de política fiscal.
 
"Dependiendo de las circunstancias, las autoridades tienen una gama de opciones que incluyen la implementación de estructuras fiscales progresivas, la lucha contra la evasión y la elusión fiscal, y mejorar el otorgamiento de prestaciones sociales, así como el fortalecimiento de la educación y de la formación profesional."
 
La demanda de la mano de obra se podría elevar introduciendo esquemas de apoyo al empleo que impulsen la contratación y subsidien los salarios.
 
El FMI expone la posibilidad de implementar programas de obra pública; una política fiscal que reduzca los impuestos al trabajo; el desplazamiento de la mano de obra a los impuestos al consumo, y reducir los impuestos a los negocios.
 
Además expandir políticas eficaces en el mercado de trabajo; reducir la duración y el nivel de las prestaciones sociales cuando sean demasiado altas, y elevar tanto los subsidios al cuidado infantil como la edad efectiva de jubilación.
 
Sin embargo afirma que no existe una única "bala de plata" para ningún país, ni una estrategia "talla única" para todos. El consenso está en la importancia de la estabilidad macroeconómica con baja inflación, como base fundamental para cualquier estrategia de crecimiento.
 
Prioridad
 
Tras un crecimiento muy débil desde 2009, en 2013 la economía mundial avanzará en torno a sólo 3.5%, cerca de 2 puntos porcentuales por debajo de lo observado durante los años que antecedieron a la gran recesión.
 
En ese contexto, la creación de empleo y el crecimiento inclusivo son imperativos que hoy resuenan en todos los países del orbe, sean pequeños, grandes, avanzados, emergentes, ricos o en desarrollo.
 
Destaca que el principal y más urgente objetivo está en los países en el epicentro de la crisis financiera global, ya que ahí se centra el gran número de personas que perdieron sus puestos de trabajo durante la gran recesión.
 
"Para países más alejados del epicentro de la crisis, el imperativo de puestos de trabajo surge de la necesidad de impulsar la transformación estructural y dar cabida a la gran cantidad de nuevos participantes en los mercados de trabajo, de manera que se aprovechen las características demográficas.
 
"El objetivo para otros países es encontrar la manera de aumentar la participación laboral y la productividad de cara al envejecimiento de la población, pero al mismo tiempo en que el empleo es la prioridad número uno, la perspectiva para el crecimiento y el empleo sigue siendo una preocupación importante."
 
Reconoce que algunos países avanzados que enfrentan la necesidad de apoyar la demanda agregada, cuentan con un espacio fiscal limitado, a raíz de la recesión global, mientras otros tienen margen con las llamadas "megatendencias globales" para generar crecimiento y puestos de trabajo.
 
Se trata del cambio tecnológico, la globalización y los cambios demográficos, apunta el Fondo.
 
Con información de El Financiero Diario.