Economía

Sí, Trump cambió, pero no significa que para siempre, señalan analistas

Especialistas consideraron que a pesar de que el discurso de Donald Trump durante su comparecencia en el Congreso estadounidense el martes fue "políticamente correcto", sería un error pensar que ha cambiado. 
Valente Villamil
01 marzo 2017 13:16 Última actualización 01 marzo 2017 13:16
Donald Trump

(Reuters)

Aunque el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se mostró en su primer discurso al Congreso más ecuánime e incluso políticamente correcto, esto no significa que vaya a ser así de ahora en adelante, consideraron especialistas.

La investigadora de la facultad de estudios globales de la Universidad Anáhuac, Jessica de Alba, señaló que a pesar del cambio en la retórica de Trump, esto no es garantía de que hay un nuevo inquilino en la Casa Blanca.

“Si pensáramos eso nos estaríamos equivocando como lo hicimos muchos durante todo el análisis del proceso de las campañas y electoral”, dijo de Alba.

“Hemos visto que la personalidad de Donald Trump es muy cambiante. Si bien nos emociona que en esta ocasión se haya visto bastante moderado, articulado, estructurado y positivo, no debe de extrañarnos que al rato saque otro tuit que enoje a alguna parte de la comunidad internacional”, agregó la especialista, quien considera un error esperar que el primer mandatario se siga comportando así.

Durante su discurso de una hora, destacaron los numerosos llamados a la unidad nacional para enfrentar los problemas de su país e incluso no mencionó a ningún otro país, como México o China, a los que durante sus primeros 40 días de mandato fijo como sus blancos prioritarios en temas de comercio.

Incluso reiteró la construcción del muro, pero esta ocasión no hizo referencia a quién lo pagará.

Para Carl Luna, profesor visitante en ciencias políticas de la Universidad de San Diego, Trump lució más político que de costumbre, lo que puede ser tomado como una respuesta a los bajos índices de aprobación del presidente, que, según el Pew Research Center, se registran en sólo 39 por ciento.

“Puede ser el mejor discurso que ha dado, pero la pregunta es, ¿si no le da un buen empujón en las encuestas, entonces, regresará al Trump clásico, más confrontacional?”, dijo Luna, quien considera que el discurso fue más emoción que medidas concretas.

Otra duda que destaca Luna es el hecho de que a pesar de bajar el tono del discurso, Trump mantiene sus promesas de campaña duras.

“Definitivamente mejoró el tono, pero ahora el problema es que el mensaje no ha cambiado tanto y la pregunta que surge es si al público le gustará un Trump más mesurado, que, sin embargo, sigue siendo Donald Trump”, agregó.