Economía

SHF no puede cobrar 14,027 mdp a mediadores financieros

La Sociedad Hipotecaria Federal (SHF) no podrá cobrar este monto que deben intermediarios financieros como Metrofinanciera o Crédito y Casa, los cuales quebraron en años pasados.
Angélica Hernández
14 marzo 2014 12:45 Última actualización 14 marzo 2014 13:0
logo sociedad hipotecaria federal

(www.shf.gob.mx)

CIUDAD DE MÉXICO.- Sociedad Hipotecaria Federal (SHF) está imposibilitada para cobrar 14 mil 027 millones de pesos que les deben directamente los intermediarios financieros que quebraron en años anteriores como Hipotecaria Su Casita, Metrofinanciera o Crédito y Casa, mismos que pagaron al banco de desarrollo a través de la dación de casas.

De acuerdo al dictamen de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) de la Cuenta Pública 2012, dicho monto representa 49.2 por ciento del total de la cartera vencida de primer piso que acumuló el banco de desarrollo al cierre de 2012.

Al respecto, SHF explicó que ellos no trabajan de manera directa solo por intermediarios, por lo que la cartera vencida que señala la ASF como de primer piso derivó de las Sociedades Financieras de Objeto Múltiple (sofomes) y Sociedades Financieras de Objeto Limitado (sofoles) que quebraron durante 2012.

La SHF tendrá un camino complicado para recuperar ese dinero aun cuando ya tiene las casas y proyectos a su nombre, al respecto, una fuente de la dependencia explicó que el problema es que al momento en que SHF recibió esas casas en dación, el banco no estaba preparado para administrar una cartera se ese tamaño.

El entonces director, Javier Gavito Mohar, al recibir esas viviendas en dación, contrató administradores que se posesionaron de la misma para levantar un censo, pues el mismo banco no cuenta propiamente con sucursales en todos los estados donde los intermediarios financieros operaron esos créditos a la construcción de desarrollo y compra de vivienda.

Por eso, en enero de este año, instauraron un comité especializado en la dación, con el objetivo de analizar cada caso pues dependiendo de las condiciones e incluso su situación jurídica, se verá cuáles se pueden rescatar o reciclar, para que SHF pueda recuperar parte de lo que les quedaron a deber los intermediarios financieros.

"Sin embargo son programas que no se han echado a andar, pues cada una de las casas es un caso diferente, muchos no cuentan con expedientes bien integrados", explicó la fuente consultada para este tema.

SHF reconoció que esta dación de pago (recibir las casas a cambio del incumplimiento de pago por parte de los intermediarios financieros) fue la única solución que en su momento fue la más oportuna, de lo contrario la pérdida para la Sociedad habría sido mucho más grande.


ASF DETERMINA FALTA DE INFORMACIÓN

En su informe de la Cuenta Pública 2012, la ASF detalla que la incapacidad de cobro por parte del banco se debe a que no actualiza su información, carece de procedimientos para regular sus propias actividades administrativas, su Manual General de Organización es obsoleto y muestran serias inconsistencias en la integración de expedientes de crédito.

La fuente de SHF explicó este apartado de la siguiente manera: “lo que te dice ahí es que existe un problema de procedimiento desde las sofoles, de integración incluso de expedientes. Sí, carecen de información en que hay un problema de integración de expedientes, pero ese no es un problema de SHF, ese es un problema del intermediario financiero, en que hizo mal su trabajo”.

En el mismo informe, la ASF detalla que esto podría impactar los financiamientos contraídos por SHF con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y con el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (Bird), cuyos vencimientos se tienen programados para el periodo 2013-2038.

Al respecto, la SHF dijo que no pueden medir el impacto de la cartera vencida reflejado en los financiamientos adquiridos con el BID, por ejemplo, toda vez que el programa todavía está en funcionamiento.

Por otra parte, la ASF determinó que los administradores primarios (la misma SHF), no cumplió con las obligaciones contraídas, ya que no remitieron la información completa a los administradores maestros (los contratados por el banco de segundo piso, encargados de su supervisión), los cuales reportaron de enero a diciembre de 2012 no contaron con la información suficiente para administrar la cartera en dación.