Economía

SHCP niega que plan fiscal de EU afecte competitividad del país

Luis Madrazo, titular de la Unidad de Planeación Económica de la SHCP, dijo que el país ha logrado incrementar su productividad, lo que ha provocado que la inversión extranjera se fije más en México.
Zenyazen Flores
28 abril 2017 15:37 Última actualización 28 abril 2017 16:5
Luis Madrazo

Luis Madrazo

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) negó que el plan fiscal que presentó el Gobierno de Estados Unidos afecte la competitividad del país, esto al considerar que las empresas no sólo se fijan en el sistema fiscal de México sino también en su apertura comercial y productividad.

"La competitividad de nuestro país no depende de su sistema fiscal, no somos un país que simplemente arbitreando los mecanismos fiscales esté ganando inversión o buscando la simulación de inversión en el país", sostuvo Luis Madrazo, titular de la Unidad de Planeación Económica de la SHCP.

Indicó que el sistema fiscal mexicano sí es competitivo y compara bien cuando se ve la incidencia real de la carga fiscal sobre los costos de las empresas, por lo que un ajuste en Estados Unidos, "probablemente" nos deje todavía siendo competitivos, aunque habrá que ver la magnitud de los cambios.

"Hay que enfatizar que la competitividad de México no viene de la parte fiscal, los costos fiscales son una parte relativamente pequeña de las empresas, la competividad del pais depende de su apertura y productividad (...) el país ha logrado incrementar su productividad y competividad y eso es lo que lo hace atractivo a la inversión extranjera e inversión local", sostuvo.

Madrazo consideró que la reforma fiscal que presentó Estados Unidos representa apenas un esbozo de lo que amerita, "se parece mucho a lo que escuchamos en campaña, no podríamos evaluarlo porque no hay suficiente detalle".

Especialistas consultados luego de conocer las principales líneas del plan fiscal del Gobierno del presidente Donald Trump, consideraron que una reducción en los impuestos en Estados Unidos obligaría a México a cambiar prácticamente de manera simultánea su sistema fiscal, de lo contrario se perdería competividad y puede darse un escenario en que algunas empresas mexicanas migren al país del norte.