Economía

Servicios financieros digitales incrementarán PIB de México en 90 mil mdd en 2025

El aumento se deberá al crecimiento que tendría la productividad, la inversión y el mercado laboral con los servicios financieros digitales, de acuerdo con las últimas proyecciones del Instituto Global McKinsey.
Jassiel Valdelamar
26 septiembre 2016 17:49 Última actualización 26 septiembre 2016 19:33
Dinero digital (Especial)

Dinero digital (Especial)

Los servicios financieros digitales cada vez tienen más presencia en el país y eso traerá un impacto económico positivo en los próximos años, de acuerdo con las últimas proyecciones del Instituto Global McKinsey.

Según el análisis, el impacto potencial sobre el Producto Interno Bruto de México será de 90 mil millones de dólares en 2025, gracias al crecimiento que tendría la productividad, la inversión y el mercado laboral.

“El impacto potencial sobre el PIB de cada país depende de su punto de partida. Países de ingresos medios como Brasil, China y México pueden aumentar potencialmente el PIB en cantidades más modestas, pero aun así sustanciales, reflejando sus mayores niveles de inclusión financiera y los pagos digitales”, señaló el estudio.


El impacto sobre el PIB varía de un país a otro dependiendo de la posición de partida de cada nación en los pagos digitales, la inclusión financiera y la profundidad financiera.

En general, el mayor impacto potencial sería en los países menos desarrollados, ya que en los países con mayores niveles de ingreso e inclusión financiera capturarían ganancias más modestas en el PIB.

“Brasil y México comenzaron con una penetración de pagos digitales mucho mayor que otras economías emergentes investigadas, de 20 y 11 por ciento, respectivamente. Además, estas dos economías tienen bajas tasas de ahorro, lo que limita la posibilidad de formalizar las reservas de ahorro informal”, indicó el informe.

Por otra parte, el gobierno mexicano ha trabajado en los últimos años para disminuir el uso de efectivo al realizar sus pagos de nóminas, proveedores, pensiones y beneficios sociales, y cambiar hacia un esquema de digitalizar los pagos.

De acuerdo con un informe de la “Alianza Better Than Cash” con sede en la Organización de las Naciones Unidas, durante un período de 15 años el gobierno mexicano meticulosamente planeó un cambio para centralizar y digitalizar sus pagos, lo que ha derivado en un importante impacto económico en sus finanzas.

Antes de este nuevo enfoque centralizado, los pagos del gobierno estaban basados en efectivo y altamente descentralizado.

El estudio encontró que el nuevo enfoque crea un ahorro para el gobierno mexicano de 17 mil millones de dólares por año, lo que representa el 3.3 por ciento de los gastos derivados de los sueldos, pensiones y transferencias sociales.

La mayor parte de este ahorro proviene de la disminución de los honorarios pagados a los bancos que manejan los pagos en efectivo, el incremento de los intereses generados por no tener que depositar fondos adelantados de los pagos, y la reducción de los pagos no autorizados o incorrectos.

Más allá del beneficio económico, el gobierno también aumentó la transparencia y sentó las bases para prestar servicios bancarios para llegar a aquellos que no tuvieron acceso previo.