Economía

Será posible aprovechar tasas bajas en hipotecas sin costo extra

10 febrero 2014 4:29 Última actualización 11 octubre 2013 5:2

[La reforma financiera permite cambiar el crédito y no constituir nueva garantía  / Cuartoscuro]


 
Jeanette Leyva Reus
 
La reforma financiera incluye la portabilidad de hipotecas por lo que será posible cambiar de una cara a otra más barata, es decir aprovechar las tasas de interés de 8.50 por ciento que están ofreciendo las instituciones y sin costo extra.
 
Pese a que desde hace diez años, existe la posibilidad de que una persona cambie su hipoteca de una institución financiera a otra, para mejorar sus condiciones de pago,  o ha funcionado, principalmente por los altos costos notariales.
 
Jaime González, presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), explicó que en la reforma financiera este tema fue incluido, precisamente para eliminar todos los costos que deben pagarse por cambiar de acreedor hipotecario, lo que significará en unos casos, una reducción de tasas inmediata, y por ende un menor pago mensual.
 
Héctor Carreón, director de Valuación y Desarrollo Financiero de la Condusef,  indicó que no hay un registro preciso de cuántos han hecho uso de este mecanismo en la última década.
 
Actualmente para lograr un cambio de hipoteca, el deudor tiene que pagar nuevamente la comisión por apertura de la institución a la cual se cambiará, que varía de 1.5 por ciento a 2.5 por ciento sobre el monto del crédito, así como los gastos notariales que van del 2.5 al 9 por ciento, sobre el valor de la vivienda, según estimaciones de la Condusef.
 
El objetivo principal, señaló Carreón, es que se eliminen casi en su totalidad los gastos notariales, de esa forma, una persona que tiene actualmente un crédito a una tasa de 12 por ciento, si desea cambiarse de banco, podría obtener una tasa menor a nueve por ciento, lo que le puede significar un ahorro de hasta tres puntos porcentuales.
 
Este mecanismo existe desde el 2003, y fue creado con el propósito de crear competencia entre los oferentes de crédito hipotecario, por lo que en la Ley de Transparencia y de Fomento a la Competencia en el Crédito Garantizado se permite a quien tiene contratado un crédito hipotecario subrogar los derechos con otro acreedor.
 
La subrogación es sinónimo de sustitución e implica cambiar el crédito a un banco que le ofrezca mejores condiciones de pago.
 
Si bien, la subrogación hipotecaria, sirvió para ayudar a personas que tenían créditos contratados en Unidades de Inversión (Udis) para cambiarlos a pesos, la mayor competencia entre bancos al ofrecer tasas fijas y más bajas, hizo que este mecanismo dejara de ser atractivo, estimó Carreón.
 
Por lo que en la reforma financiera, aprobada por el Congreso, se establecen cambios en la Ley de Transparencia y de Fomento a la Competencia donde en su artículo 15, se explica que en caso de que un crédito garantizado se pague anticipadamente mediante la contratación de uno nuevo con otra Entidad, se mantendrá inalterada la garantía original y su prelación, a efecto de evitar la constitución de una nueva y los gastos inherentes de la misma.