Economía

Sequía impacta producción de alimentos

12 febrero 2014 4:56 Última actualización 15 abril 2013 8:3

[Bloomberg] En algunas zonas no hay condiciones para restablecer el hato. 


 
Héctor A. Chávez Maya
 
El escenario de sequía para México este año es más preocupante que el que enfrentó en 2011, y aunque todavía no se pueden dimensionar los efectos, se prevé una caída en la producción de alimentos, con el sector ganadero como el más afectado, pues podría reflejar un impacto de hasta diez veces más en la muerte normal del hato por contingencias en los últimos 20 años.
 
De ahí que en México se deben tomar las providencias necesarias, añadió en entrevista, Octavio Jurado, gerente general de la Asociación Mexicana de Secretarios de Desarrollo Agropecuario (AMSDA).
 
Según los pronósticos, refirió, el nivel de lluvias estará muy por debajo de lo normal, sin que aún haya mucha claridad sobre los instrumentos para enfrentar sus efectos, pues se cuenta con un presupuesto en condiciones inerciales que no se conecta con el problema, que tiende a agravarse.
 
En los últimos 20 años la media de muertes en afectación por sequía llegaba a 400,000 unidades animal, y este año podría ser superior a 4 millones.
 
Sin embargo, en los esquemas de aseguramiento se contemplan 4.5 millones, por lo que se trabaja en un esquema de restablecimiento ganadero, aunque en algunas zonas no hay condiciones para ello e inclusive ni para mantenerlo.
 
Cosechas
 
En la producción agrícola el estrés (condiciones no adecuadas) que se vive permite advertir que posiblemente las siembras se estén retrasando o que habrá superficie que pueda quedarse sin sembrar, aunque los tiempos marcan hasta el 15 de mayo.
 
"Ahorita es prematuro pensar que estamos hablando de daños en 2 o 3 millones de hectáreas de superficie de siembra. Lo que nos queda claro es que el productor va a sembrar aun sin condiciones, aunque los rendimientos podrían disminuir por mucho."
 
Si bien la producción de los principales granos como maíz, trigo y sorgo tiende a caer, la reducción del hato ganadero permite predecir que también las importaciones van a descender debido al sacrificio de unidades animal en los sectores avícola, porcino y bovino por falta de manutención, además del crecimiento sostenido de los costos, a pesar del aligeramiento por los precios de los futuros del maíz.
 
Pese a las afectaciones, Octavio Jurado aseguró que actualmente hay una mejor articulación del gobierno, pues la banca de desarrollo reacciona de manera más rápida en la reestructuración, la documentación y la deuda ante la contingencia.
 
Si bien es un tema que se debe atender de manera coyuntural ante la emergencia y a través del esquema de aseguramiento, es necesario impulsar una cultura más amplia no sólo en el seguro catastrófico, sino generar los instrumentos que permitan enfrentar de mejor manera este tipo de siniestros.
 
Es por ello que a largo plazo se requiere un salto tecnológico con semillas mejor adaptadas y una cultura del mejor uso del agua, es decir revisar la matriz productiva para ir a cultivos con menos demanda de agua y empezar una transferencia para aprovechar la oportunidad en cultivos de mayor valor.
 
Informó que actualmente se trabaja con Ricardo Aguilar Castillo, subsecretario de Alimentación y Competitividad, para poder identificar las acciones y los proyectos en cada estado.
 
Ello permitirá que en el marco del Plan Nacional de Desarrollo, el Plan Sectorial y el Programa Especial Concurrente, los proyectos sean congruentes con ejes, programas y recursos, pero con una visión sexenal, aunque necesitamos una ruta de al menos 20 años.
 
Con información de El Financiero Diario.