Economía

Senado aplaza, otra vez, regulación de cajas de ahorro

13 febrero 2014 5:1 Última actualización 14 diciembre 2012 7:36


Pablo Chávez / Jeanette Leyva


Como de una "mala señal" califica la Federación Nacional de Cajas Solidarias (FNCS) la posible nueva prórroga para el sector de cooperativas de ahorro y préstamo que pudiera otorgar la Cámara de Diputados, una vez que ésta ya fuera aprobada por el Senado.


Gicela Castillo Durán, gerente general de esta federación, lamentó que los senadores hayan dado luz verde a una nueva prórroga, la cual sería la primera bajo la Ley para Regular las Actividades de las Sociedades Cooperativas de Ahorro y Préstamo (LRASCAP).

Incluso, dijo a EL FINANCIERO, ha habido acercamiento de otras sociedades para pedir que no se lleve a cabo este cambio de ley.
Indicó que las sociedades de la FNCS y otras cooperativas han venido trabajando en tiempo y forma, tal y como se les propuso en la LRASCAP; prueba de ello es que ayer enviaron un expediente más y la otra semana mandarán otro al Comité de Supervisión Auxiliar (CSA).


El Senado de la República aprobó una iniciativa para reformar diversas disposiciones de la LRASCAP, en la que se incluyó ampliar el plazo para la regularización del sector, que pasará al 31 de enero de 2014.

Actualmente, y de acuerdo con la misma ley, las cooperativas tienen hasta el 31 de diciembre de este año para enviar sus expedientes al CSA, para que éste los revise y los remita a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) para lograr la regularización del sector.

A paso lento


De acuerdo con datos al cierre de noviembre del Fideicomiso del Fondo de Supervisión Auxiliar de Sociedades Cooperativas de Ahorro y Préstamo y de Protección a sus Ahorradores (Focoop), hay 600 sociedades cooperativas de ahorro y préstamo (Socap) inscritas en el registro nacional.

Éstas tienen 5.8 millones de socios y manejan activos por 87,321 millones de pesos.




De estas cajas, 70 están autorizadas, 279 corresponden al nivel básico --que no necesitan regulación, pero sí deben reportar información financiera al CSA--, 200 están en prórroga y 25 en el tercero transitorio -que no presentaron su información requerida al CSA, por lo que a partir del 1 de enero de 2013 no podrán realizar operaciones de ahorro y préstamo.

Además, 26 están en clasificación 'D'; es decir, que ya fueron evaluadas por el comité, pero se considera que no están en posibilidades de cumplir con los requisitos mínimos para solicitar su autorización, por lo que no podrán realizar operaciones de ahorro y préstamo a partir del 1 de enero del próximo año.

Castillo Durán reconoció que puede haber algunas cooperativas que sí quisieran que haya un plazo adicional, pero que éste fuera acotado; esto es, que no fuera tan largo y que las actividades que se les dejen sean menores, para que no abran nuevas sucursales y que no tengan crecimientos de más de 20% en su cartera crediticia.

La gerente de la FNCS dijo desconocer quiénes están atrás de esta iniciativa, "pero yo siento que son sociedades que no han trabajado para estar al día".

Expresó que tanto los legisladores como los nuevos funcionarios tendrían que haber conocido lo que es el sector de ahorro y crédito popular para no haber promovido esta iniciativa.

Estimó que de 2001, cuando se creó la Ley de Ahorro y Crédito Popular (LACP), a 2009, cuando surgió la LRASCAP, se han dado 8 prórrogas condicionadas en el sector.

Con la LACP se aprobaron muy pocas entidades, debido a que un gran número de cajas se opuso porque en ésta se incluía a las cooperativas y las sociedades financieras populares (Sofipo).

Explicó que la FNCS y otras federaciones estuvieron trabajando para cumplir con los tiempos que les marcó la ley, por lo que calificó de una "mala señal" para el sector que se quiera dar una nueva prórroga para las cajas; es como decir: "otra vez vamos a echar la chorcha".

El Focoop precisó que de darse una nueva prórroga, sería sólo para concluir los procesos de evaluación y autorización de la totalidad de las cooperativas, ya que éstos han sido un poco complejos, pues de lo contrario, las que no se autoricen tendrían que ser liquidadas y generarían mayores complicaciones.