Economía

Seguridad alimentaria, prioridad de China

01 febrero 2014 3:8 Última actualización 19 enero 2014 13:30

 [El gobierno del país asiático dijo que seguirá buscando "la autosuficiencia de granos básicos". / Reuters]  


Reuters
Pekín.- Las principales prioridades en las políticas de China para 2014 serán la mejora de las zonas rurales y el mantenimiento de la seguridad alimentaria, según un documento político clave publicado el domingo por la agencia oficial de noticias Xinhua.
El "documento número uno", emitido cada mes de enero por el Comité Central del Partido Comunista de China, establece las prioridades políticas del país para el año y se ha centrado en asuntos rurales desde 2003.
El documento de este año se centró también en el desarrollo de la "agricultura moderna" y presentó mejoras en la forma en que el campo debe ser administrado. Sin embargo, las esperanzas de que Pekín flexibilice una meta del 95 por ciento de autosuficiencia alimentaria y abra las puertas para más importaciones parece que se han desvanecido.
El documento asegura que China seguirá buscando "la autosuficiencia de granos básicos", pero hizo hincapié en que "no flexibilizará la producción nacional de alimentos en algún momento".
El combate contra la contaminación rural también forma parte de los esfuerzos de China por asegurar que tendrá suficientes tierras, agua y mano de obra rural para alimentar a la creciente población urbana sin tener que recurrir a los mercados extranjeros.
Xinhua, citando el documento, dijo que China tratará de resolver limitaciones ambientales como la escasez de agua.
El documento dice también que China trabajará este año para fortalecer la seguridad alimentaria, la puesta en marcha de mecanismos para asegurar el desarrollo rural sostenible y la profundización de las reformas para permitir la transferencia de tierras.
Alrededor de 3,33 millones de hectáreas de tierras de cultivo están ahora demasiadas contaminadas para producir cultivos, dijo China a fines del año pasado.
Una recuperación de las tierras contaminadas ayudará a China garantizar que al menos 120 millones de hectáreas sean reservadas para la agricultura.