Economía

Secreto bancario pronto llegará a su fin

El Proyecto del Desplazamiento de la Erosión de la Base Gravable y la Reubicación de Utilidades es uno de los primeros y más importantes esfuerzos para tener reglas homogéneas en el sistema fiscal mundial, señalan analistas.
Marcela Ojeda
23 febrero 2014 22:15 Última actualización 24 febrero 2014 7:6
[El peso acumula una caída de 0.7 por ciento ante el dólar en cuatro sesiones. / Arturo Monroy / Archivo] 

Las autoridades mexicanas han identificado a 270 grupos de empresas trasnacionales y las investigan si están pagando correctamente sus impuestos. (Arturo Monroy / Archivo)

El uso del secreto bancario por parte de evasores fiscales pronto llegará a su fin mediante acuerdos automáticos de información internacional; de la Ley de Cumplimiento Fiscal de Cuentas en el Extranjero (FATCA) y del Proyecto del Desplazamiento de la Erosión de la Base Gravable y la Reubicación de Utilidades (BEPS).

BEPS es uno de los primeros y más importantes esfuerzos para tener reglas homogéneas en el sistema fiscal mundial, más allá de los precios de transferencia y de la lucha contra los paraísos fiscales, porque principalmente se trata de tener reglas iguales.

Mario Hernández, socio de la firma KPMG México indicó que respecto a BEPS, las autoridades mexicanas han identificado a 270 grupos de empresas trasnacionales e investigan si están pagando correctamente sus impuestos en México, “pero aún hacen falta muchas reglas para poder medir el impacto que BEPS tendrá en nuestro país”.

Añadió que será necesario cambiar las reglas del juego, dado que los países tienen que acordar dónde van a cobrar; “luego vendrán convenios internacionales y después modificaciones a las leyes domésticas”, indicó.

Entre tanto, el proyecto “Base Erosion and Profit Shifting” (Desplazamiento de la Erosión de la Base Gravable y Reubicación de Utilidades) presentado por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) por encargo del G-20, refleja que las diferencias tributarias entre los países, tanto en política como en legislación, dan lugar a planificaciones fiscales.

Dichas estrategias, generalmente agresivas, no sólo dañan la base gravable, sino que se traducen en el traslado de beneficios de un país en donde debieran quedarse, a otro en el que se aplica una política fiscal distinta.

En este contexto, el jefe del Servicio de Administración Tributaria (SAT), Aristóteles Núñez recordó que durante el análisis y discusión de la reforma hacendaria, el Congreso no aprobó la cláusula anti elusión propuesta en el artículo 5 del Código Fiscal de la Federación (CFF) que ya existe en otros países.

“Sin embargo, con la nueva Ley del Impuesto Sobre la Renta (L-ISR) se hicieron algunos ajustes que permiten que con auditorías podamos identificar empresas con prácticas de pago de regalías o de servicios técnicos de asistencia en otros países con un cuantioso importe”, expuso.

En entrevista, Núñez agregó que la Administración General de Grandes Contribuyentes dedicará gran parte de su personal a hacer auditorías a empresas trasnacionales o multinacionales que están llevando esas prácticas y planeaciones agresivas.

Reiteró que según expertos y de forma incipiente, a nivel global se tiene identificado que 10 mil millones de dólares anuales son trasladados mediante prácticas de evasión o elusión de este tipo.

“En México estamos en el proceso de estimar y cuantificar de cuánto se trata”, agregó el funcionario.