Economía

Se dispara tenencia extranjera de bonos del gobierno

13 febrero 2014 5:0 Última actualización 27 diciembre 2012 13:17

Esteban Rojas H

Los bonos a tasa fija, el principal instrumento interno de financiamiento del gobierno federal vía la emisión de valores, se encuentra en su mayor parte en poder de residentes en el extranjero
, superando a la tenencia de inversionistas institucionales nacionales como los fondos de pensiones y las sociedades de inversión.

En 2012, los extranjeros pasaron a constituir la principal fuente de demanda para los denominado bonos M, al ascender su tenencia a 1.01 billones de pesos, lo que constituye el 53.30% del total en circulación, de acuerdo a las últimas cifras publicadas por el Banco de México, al pasado 13 de diciembre del presente año.

La fuerte liquidez generada por la aplicación de diversos programas de apoyo monetario en algunas naciones desarrolladas ha provocado un alud de capitales en busca de mejores alternativas de inversión. En este sentido, México es un imán que ha atraído a los capitales del exterior por el amplio diferencial de tasas de interés a favor de nuestro país y por un competitivo balance entre rendimiento y riesgo.

La demanda de los extranjeros se ha vuelto dominante en el presente año, al avanzar 10.31 puntos porcentuales, con respecto a diciembre del 2011, cuando representaban el 43.13% del monto total en circulación.

Los residentes en el extranjero superan ampliamente a la tenencia de bonos en poder de las siefores (16.07%), de las sociedades de inversión (4.15%) y de las aseguradoras y afianzadoras (3.36%).

Los bonos a tasa fija son instrumentos que tiene un valor nominal de 100 pesos y que se pueden emitir a un plazo de 3, 5 10, 20 y 30 años en subasta primaria. Este tipo de instrumentos pagan intereses cada 182 días y su rendimiento se determina también por el diferencial entre el precio de compra y de venta.

Los también denominados bonos M se han convertido en la principal fuente de financiamiento del Gobierno Federal, vía el mercado de valores de deuda en México, al representar el 42.81% del total, desplazando a instrumentos tradicionales de corto plazo como los Cetes, los que ahora significan solamente el 18.84%.

Entre los aspectos positivos que ha traído la asignación de la canalización de parte del ahorro externo a la compra de bonos emitidos por el Gobierno Federal es el alargamiento de su vencimiento. La deuda adquirida mediante la colocación de valores en el mercado de deuda nacional presente una estructura más holgada, al estar el 81.16% con un horizonte de liquidación mayor a un año.

Sin embargo, si bien es cierto que el ahorro externo ha traído beneficios, también está engendrando una mayor vulnerabilidad a la oscilación de este tipo de capitales.