Economía

Se abarata la mano de obra en el Bajío

10 febrero 2014 4:21 Última actualización 13 septiembre 2013 10:5

[Tanto en Guanajuato como en Querétaro ha diminuido el número de trabajadores que ganan más de 5 salarios mínimos. / Archivo] 


 

Marvella Colín
 
En el Bajío, el crecimiento de la mano de obra ha tendido a abaratar su precio, lo cual implica menores ingresos para los trabajadores.

Tanto en Guanajuato como en Querétaro se aprecia un adelgazamiento importante del sector de trabajadores de altos ingresos y en contraparte ha aumentado el de más bajos salarios.

Los indicadores sobre los ingresos en rangos de salarios mínimos de la población ocupada señalan que en Guanajuato se ha dado una continua reducción del personal de más altos ingresos, más de 5 salarios mínimos, ya que el total pasó de 185 mil en el año 2007 a 126 mil trabajadores al primer trimestre del 2013; esto implica una reducción de 31.9 por ciento acumulado en ese periodo, esto de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Las estadísticas revelan que las filas de trabajadores de más altos ingresos pasaron de una proporción de 10.4 por ciento al 6.2 por ciento del total de ocupados.
Asimismo los de un ingreso menor, más de 3 y hasta 5 salarios mínimos, pasaron de 405 mil en el 2007 a 309 mil en el 2013, lo cual indica un descenso de 23.7 por ciento en ese lapso.

Por tal motivo, la proporción de empleados con ese rango de ingresos en Guanajuato pasó de 22.8 por ciento a 15.2 por ciento.

En contraste, los trabajadores de bajos y nulos ingresos han aumentado de manera considerable.

Los trabajadores con ingresos de hasta un salario mínimo pasaron de 213 mil a 340 mil personas entre el año 2007 y 2013, un aumento de 59.6 por ciento acumulado en ese periodo.

Mientras que los que ganan de más de uno y hasta dos salarios mínimos pasaron de 413 mil a 581 mil empleados, con lo cual mostraron un incremento de 40.7 por ciento. En tanto que los que ganan de más de dos y hasta 3 salarios mínimos presentaron un aumento de 18 por ciento al pasar de 406 mil a 479 mil personas entre 2007 y 2013.

Un caso drástico lo muestran los trabajadores que no perciben ingresos que en Guanajuato pasaron de 151 mil a 202 mil personas en el lapso señalado, lo cual implica un aumento de 33.8 por ciento.

Son diversos factores los que han propiciado una menor cantidad de trabajadores con ingresos altos, entre ellos la abundante mano de obra, que en Guanajuato ha propiciado una tasa de desempleo de 5.8 por ciento al segundo trimestre del 2013, así como un alto nivel de ocupación parcial y desocupación, ya que ambos abarcan el 14.6 por ciento de la población económicamente activa.

Los altos niveles de informalidad laboral también afectan los rangos de salarios así como el lento ritmo de crecimiento económico.

En el caso de Querétaro también se observa un descenso de los sectores de trabajadores con altos ingresos.
 
En especial los que ganan más de 5 salarios mínimos pasaron de 76 mil a 57 mil personas, esto es un descenso del 25 por ciento. Ello indica que como proporción del total de ocupados pasaron de 12.8 a 9.7 por ciento.
 
De manera similar los trabajadores de más de 3 y hasta 5 salarios mínimos pasaron de 160 mil a 136 mil empleados, una disminución de 15 por ciento y como proporción del total de empleados pasó de 26.9 a 23.2 por ciento.

En contraste, los que ganan más de 2 y hasta 3 salarios mínimos pasaron de 147 mil a 191 mil personas, lo que indica un aumento de 29.9 por ciento. Asimismo en este rango de ingresos se encuentra el grueso de ocupados, al pasar de 24.7 por ciento en el 2007 a 32.5 por ciento en el 2013.

En tanto que los que ganan más de uno y hasta dos salarios mínimos pasaron de 111 mil a 124 mil personas, un aumento de 11.7 por ciento.

Los que ganan hasta un salario mínimo pasaron de 47 mil a 40 mil personas, esto es un 14.9 por ciento menos. Por su parte los trabajadores que no perciben ingresos pasaron de 54 mil a 39 mil y mostraron un descenso de 27.8 por ciento.