Economía

Saudíes reducirían subsidios a la energía ante baja del crudo

Para enfrentar la caída en los precios del crudo y los crecientes disturbios en el Medio Oriente, el gobierno de Arabia Saudita bajó los subsidios de energía y asignó la mayor parte del gasto público para el 2016 a la defensa y la seguridad.
Bloomberg
29 diciembre 2015 22:30 Última actualización 30 diciembre 2015 9:6
Arabia Saudita. (Archivo)

La caída de los precios del crudo provocará ajustes en el reino. (Archivo)

Arabia Saudita redujo los subsidios de energía y asignó la mayor parte del gasto público en el presupuesto del próximo año a la defensa y la seguridad, para así poder enfrentar la caída en los precios del petróleo y los crecientes disturbios en la región.

Las autoridades anunciaron aumentos en los precios de los combustibles, la electricidad y el agua como parte de un plan para reestructurar los subsidios dentro de cinco años. El gobierno tiene la intención de reducir el gasto del próximo año, privatizar gradualmente algunas entidades estatales e introducir impuestos al valor agregado, así como un impuesto al tabaco.

La mayor reforma de la política económica de Arabia Saudita en la historia reciente coincide con la creciente agitación regional, que incluye una guerra en Yemen, en donde una coalición liderada por sauditas lucha contra rebeldes chiitas proiraníes. En un intento por reducir su dependencia del petróleo, el reino quiere que la población dependa menos del apoyo financiero del gobierno, una estrategia que los analistas políticos han considerado riesgosa después de las rebeliones de 2011 que azotaron partes del Medio Oriente.

“Este es el comienzo del fin de la era del dinero libre”, dijo Ghanem Nuseibeh, fundador de la firma de consultoría con sede en Londres Cornerstone Global Associates. “La sociedad saudí tendrá que acostumbrarse a una nueva forma de trabajar con el gobierno. Este es un llamado de atención tanto para la sociedad saudí como para el gobierno de que las cosas están cambiando”.

Las nuevas medidas son el inicio de un “gran programa que el consejo económico pondrá en marcha”, dijo a la prensa el ministro de Economía y Planificación Adel Fakeih en Riad.

Los recortes en los subsidios no tendrán un “gran efecto” sobre las personas de bajos o medianos ingresos, agregó.

IMPACTO DE LA CAÍDA

El colapso de los precios del petróleo ha reducido los ingresos del gobierno, lo que obligó a las autoridades a recurrir a las reservas y a la emisión de bonos por primera vez en casi una década. El gobierno registró un déficit presupuestario de 367 mil millones de riyales (98 mil millones de dólares) en 2015. Eso es alrededor del 16 por ciento del Producto Interno Bruto, de acuerdo con el Banco Nacional de Abu Dabi, pero es inferior a la proyección del 20 por ciento realizada por el Fondo Monetario Internacional.

Lograr importantes avances en la diversificación económica dependerá en gran medida de las políticas puestas en marcha antes de la crisis de los precios, de acuerdo con un estudio del Fondo Monetario Internacional publicado en diciembre de 2014. El estudio mencionó a Dubái, el centro financiero de los Emiratos Árabes Unidos, como el principal ejemplo de éxito entre las monarquías del Golfo Pérsico.