Economía

¿Por qué Trudeau salió ganando de la Casa Blanca de Trump?

El lunes el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, y el presidente de EU, Donald Trump, se reunieron en Washington y los resultados para Canadá fueron positivos, y aquí te contamos por qué.
Bloomberg
14 febrero 2017 10:1 Última actualización 14 febrero 2017 11:3
Trudeau y Trump

Trudeau y Trump (Reuters)

Mientras Justin Trudeau alababa los lazos con Estados Unidos en sus primeras declaraciones en la Casa Blanca de Donald Trump, la jefa de la diplomacia del primer ministro de Canadá asentía en la primera fila, apenas dirigiendo la mirada a su superior.

En cambio, los ojos de la ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, estaban fijos en Trump, como si le implorara que cada una de las palabras de Trudeau fueran comprendidas: objetivos comunes, comercio bilateral, empleos para la clase media. El presidente pronto vio su mirada y asintió.

Trudeau se fue el lunes de Washington con todo lo que podía esperar. Trump prometió públicamente tan sólo 'retocar' lo que concierne a ambos países en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y facilitar el flujo de bienes a través de la frontera norte, al tiempo que dijo que se concentraría en la relación comercial “desleal” de Estados Unidos con México al sur.

En privado, el presidente no dio indicios de cómo procedería respecto del TLCAN o si insistiría en un impuesto de ajuste en frontera, según un funcionario de alto rango del gobierno canadiense, que habló después de la reunión con la condición de no ser identificado.

Fue la señal más clara hasta la fecha de que Canadá –y los 541 mil millones de dólares en comercio bilateral de que forma parte– no está en la mira de Estados Unidos.

“Hoy le fue muy bien a Trudeau”, dijo Christopher Sands, director del Centro de Estudios Canadienses de la Universidad Johns Hopkins, en declaraciones a Bloomberg TV Canada el lunes.

"Trump hizo algunas distinciones importantes entre Canadá y México. Eso es tranquilizador para los mercados".

1
ACTITUD RESERVADA

 

Trudeau y Trump

La visita relámpago duró apenas nueve horas. Los dos líderes pasaron cuatro horas juntos antes de las reuniones del primer ministro con el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, y el líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell.

Los ministros de Trudeau también se reunieron con el vicepresidente Mike Pence, y los principales asesores del primer ministro se reunieron en la oficina de Trump con sus pares, entre ellos Stephen Bannon y Jared Kushner.

Trudeau fue a la reunión mordiéndose la lengua en asuntos como los derechos de los refugiados, para concentrarse en cambio casi exclusivamente en el comercio.

La relación de Canadá con la superpotencia al sur de su frontera consta principalmente de la venta de productos básicos a los estadounidenses y la compra de bienes a cambio.

Según un informe de este mes de Bank of Nova Scotia, Canadá tuvo con Estados Unidos un déficit de 303 mil millones de dólares en productos manufacturados entre 2009 y 2015, y un superávit de 453 mil millones de dólares en energía y productos básicos. México tiene superávits en ambas categorías.

Además del comercio, ambos líderes y sus asesores conversaron acerca de sucesos actuales, como las pruebas misilísticas de Corea del Norte y la búsqueda de nuevo embajador de Estados Unidos en Ottawa. Ese cargo pronto será ocupado, dijo el funcionario canadiense.

El comunicado conjunto difundido por la Casa Blanca y el despacho del primer ministro enfatizó la cooperación trasfronteriza, comprendido el compromiso de expandir el comercio.

Trump posteriormente se hizo eco de ello.

“Tenemos una relación comercial sobresaliente con Canadá. La retocaremos”, dijo, diferenciando a Canadá de México. “Es una situación mucho menos grave que lo que está ocurriendo en la frontera sur”.

Las declaraciones del mandatario llevaron al expresidente de México, Vicente Fox y el exembajador de Estados Unidos en Canadá Bruce Heyman a la pregunta de cómo una revisión de los Estados Unidos del TLCAN podría afectar sólo uno de los otros dos socios.

Ese sentimiento fue compartido en Ottawa. "No nos engañemos a nosotros mismos, dijo la líder de la oposición conservadora Rona Ambrose a la prensa. "Algo va a suceder en el comercio."

La reunión del primer ministro con Trump también fue notable por lo que no incluyó: los refugiados, el cambio climático o cualquier otro asunto que divide al liberal de 45 años de edad, y al republicano de 70 años.

"Los dos líderes han tenido un buena relación de trabajo", dijo John Weekes, exnegociador del TLCAN, y ahora asesor de cuestiones comerciales en Bennett Jones LLP en Ottawa. "Esto es muy importante."

Trudeau llegó con un regalo que era una foto de un discurso que Trump dio en 1981 en una cena de honor del padre de Trudeau, que también fue primer ministro.

El líder canadiense, sin embargo, reiteró el compromiso de su país a una política de inmigración de bienvenida, atribuyendo parte del éxito de su programa de reasentamiento de refugiados al apoyo de las agencias de seguridad de Estados Unidos, sin llegar a llamar en Trump para abrir sus propias fronteras.

"Lo último que los canadienses esperan es que vaya al sur y dé una conferencia en otro país de cómo deben gobernarse a sí mismos", dijo el primer ministro

“Trudeau en verdad hizo un muy buen trabajo en mantenerse firme en sus valores, valores canadienses, pero al mismo tiempo comprendiendo que es una relación crucial”, dijo Bryden Teich, gerente de cartera de Avenue Investment Management en Toronto, en declaraciones a Bloomberg TV Canada.

Estados Unidos tomará a Canadá como una relación modelo

: