Economía

Salarios en EU mantienen ritmo tibio, como la inflación

Los salarios de los trabajadores en EU no han mejorado pese a los 5 años de expansión económica; los magros aumentos se han mantenido al nivel del ritmo igualmente tibio de la inflación, elevando el valor real de la remuneración por hora sólo un 0.5 por ciento, el crecimiento más débil desde la II Guerra Mundial.
Bloomberg
19 agosto 2014 13:26 Última actualización 19 agosto 2014 13:53
 [Bloomberg] La moneda retrocedía 0.15% para cotizarse en 12.7860 unidades por dólar.

[La divisa mexicana cotiza en 13.5155 por dólar, su peor valor desde julio de 2012. / Bloomberg / Archivo]

Se la podría llamar la recuperación sin aumentos: cinco años de expansión económica no han hecho casi nada por mejorar el salario del trabajador estadounidense típico mientras que los ricos están más ricos.

Los magros aumentos registrados desde 2009 apenas se han mantenido al nivel del ritmo igualmente tibio de la inflación, elevando el valor real de la remuneración por hora sólo un 0.5 por ciento.

Se trata del crecimiento más débil desde la II Guerra Mundial, en tanto los incrementos promediaron un 9.2 por ciento en una etapa similar de las expansiones pasadas, de acuerdo con los datos de la Oficina de Estadísticas Laborales que reunió Bloomberg.


La presidente de la Reserva Federal, Janet Yellen, ha tomado un crecimiento más veloz de los salarios como hito importante para declarar que el mercado laboral se ha recuperado y está en condiciones de soportar un ajuste de las políticas, aun cuando otros parámetros laborales hayan mejorado.

El estancamiento de los ingresos también explica que a la economía le cueste sostener el repunte en el mercado inmobiliario y el gasto de los consumidores, según David Blanchflower, profesor de economía de Dartmouth College de Hanover, New Hampshire.

“La conclusión es que estamos a años luz del pleno empleo”, señaló Blanchflower, funcionario del Banco de Inglaterra de 2006 a 2009. “Los trabajadores están teniendo dificultades y no ven señales de que las cosas vayan a cambiar de repente”.

Los hogares del 20 por ciento superior de los grupos socioeconómicos estadounidenses tuvieron un aumento promedio de sus ingresos de US$8.358 anuales de 2008 a 2012, frente a una reducción anual de US$275 para el 20 por ciento inferior, de acuerdo con los datos de la Oficina de Estadísticas Laborales.

DESIGUALDAD MUNDIAL

La discrepancia cobró visibilidad después de la publicación del best-seller del economista francés Thomas Piketty “El capital en el siglo XXI”. El libro analiza la creciente desigualdad mundial entre los ricos y el resto de la población y ha dado lugar a un debate mundial sobre los desequilibrios de riqueza e ingresos.

En EU, el estancamiento de los salarios se relaciona con una pregunta que desconcierta a los economistas y las autoridades por igual: ¿Cuántos trabajadores capaces y dispuestos todavía esperan a un costado de la cancha? El tema podría ser uno de los que discutirán esta semana Yellen y otros directores de bancos centrales en el simposio anual de Jackson Hole, Wyoming, en el que la atención se centrará en el mercado laboral. Hasta que la economía no agote esta capacidad excedente, los empleadores no tendrán demasiados incentivos para dar aumentos que atraigan y mantengan a los empleados.

Las recuperaciones del pasado agotaron la oferta mucho más rápido que la actual, generando aumentos de salarios amplios que superaron la velocidad de la inflación e impulsaron a los consumidores a gastar. Si la economía hubiese seguido la relación histórica entre el desempleo y los ingresos, el salario real habría sido 3.6 puntos porcentuales más alto a mediados de 2014, dado lo que ha descendido el desempleo, según un estudio de la Fed de Chicago publicado la semana pasada.