Economía

Salarios contractuales pierden poder adquisitivo en enero por inflación

La Secretaría del Trabajo indica que en el primer mes de 2014, se realizaron 41 revisiones salariales contractuales, en las que se registró un aumento promedio de 4% al salario de trabajadores afiliados a centrales obreras.
Zenyazen Flores
16 febrero 2014 21:52 Última actualización 17 febrero 2014 7:30
  [Bloomberg] En el día, el peso retrocedió 3.35 centavos 0.26%. 

En ese mes, la inflación se ubicó en 4.48%. (Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- El salario de los trabajadores sindicalizados sufrió una ligera pérdida en su poder adquisitivo en enero de este año.

Datos de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) indican que en el primer mes de 2014 se realizaron 41 revisiones salariales-contractuales, en las que se registró un aumento promedio de 4 por ciento al salario de trabajadores afiliados a centrales obreras como la CTM, CROM, CROC, así como organizaciones independientes.

Por su parte, la inflación se ubicó en 4.48 por ciento anual en enero, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), que es un nivel superior al 4 por ciento que el Banco de México ha fijado como “rango máximo de tolerancia”.

Al hacer el cruce del incremento salarial con la inflación, el resultado es la pérdida de poder adquisitivo del salario en alrededor de 0.48 puntos porcentuales.

De acuerdo con especialistas, este retroceso en el valor del salario mínimo se explica porque al primer mes del año “le pegó” con mayor fuerza la “cuesta de enero” por el impacto de los nuevos gravámenes a productos de la canasta básica como refrescos, botanas, pan dulce, jugos envasados, entre otros, aprobados en la reforma fiscal.

Alfonso Navarrete Prida, titular de la STPS, comentó que la “burbuja inflacionaria” registrada durante el mes pasado, y que Banco de México prevé se prolongue durante el primer trimestre del año, será “estacional”, por lo que evitó dar un pronóstico del porcentaje en que se situarán las próximas revisiones salariales-contractuales.

En enero del año pasado, los salarios contractuales no reportaron la situación que registraron este año, ya que en enero de 2013, el incremento salarial fue de 4.27 por ciento en promedio, mientras que la inflación se situó en un rango de 3.25 por ciento, por lo que en términos reales hubo una recuperación de alrededor de 1 punto porcentual en los salarios.

Miguel Reyes, coordinador del Observatorio del Salario de la Universidad Iberoamericana, Campus Puebla, señaló que este año los trabajadores tendrán una pérdida de poder adquisitivo que provendrá principalmente de la reforma hacendaria, que impacta en los precios de productos de la canasta básica, así como las prestaciones laborales y el salario.

Con él coincidió Raymundo Tenorio, director de las carreras de Economía de la Escuela de Negocios del Tecnológico de Monterrey, Campus Santa Fe, al señalar que habrá un reducción del ingreso disponible por los aumento de los impuestos al consumo.

Los trabajadores van a enfrentar un alza compuesta de precios, es decir, aumentan los impuestos en productos de consumo generalizado, más los aumentos con impacto inflacionario que son el transporte y la gasolina”, explicó el académico.

MÁS EMPLEOS CON BAJOS SUELDOS

De acuerdo con datos del INEGI, al cierre de 2013, hubo 50 millones 243 mil trabajadores en el país, de los cuales, más de la mitad ganaba cuando mucho tres salarios mínimos al mes. Es decir, que 29 millones de ocupados, o 58 de cada 100 trabajadores, tuvieron ingresos equivalentes a 5 mil 902 pesos mensuales.

Desde la crisis de 2008-2009, no se ha recuperado la tendencia de crecimiento de los empleos mejor remunerados, que en la escala del INEGI equivalen a más de 5 salarios mínimos o 9 mil 837 pesos al mes.