Economía

Salario mínimo “jala”
a la baja masa salarial
del país: Chertorivski

El titular de la Secretaría de Desarrollo Económico del DF señaló que el aumento al salario mínimo debe debatirse, puesto que
es una herramienta fundamental para darle impulso al mercado interno.
Zenyazen Flores
11 junio 2014 18:14 Última actualización 11 junio 2014 18:33
[Se resolverá el tema de la manera menos dolorosa posible, dice Chertorivski / Braulio Tenorio / El Financiero]

El salario impulsa el mercado interno, asegura Chertorivski. (Braulio Tenorio)

CIUDAD DE MÉXICO.- Los salarios mínimos han “jalado” a la baja la masa salarial del país en su conjunto, razón por la cual es necesario revisar su monto en el entendido de que es una de las variables más importantes de la economía que ayuda a dinamizar el mercado interno, aseguró Salomón Chertorivski, titular de la Secretaría de Desarrollo Económico del DF (Sedeco).

“El aumento del salario mínimo es un tema que debe debatirse porque es una herramienta fundamental para impulsar el mercado interno pero sobre todo es una herramienta para combatir la pobreza y la desigualdad. Creemos que hay que redistribuir para crecer, y el salario mínimo es una herramienta de política económica para acercarnos al ideal”, opinó.

Durante el foro “Recesión económica y salario mínimo para el Distrito Federal”, organizado por el PRD en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), dijo que el salario mínimo debe revisarse porque después de la recesión de 2009, los empleos que se han creado en el país después de ese año han estado por debajo del nivel salarial que tenían los empleos que se generaban antes de la crisis.

En el evento, especialistas se pronunciaron por discutir la modificación del salario mínimo porque su monto actual no cumple con lo que mandata la Constitución en el sentido de que debe alcanzar para cubrir las necesidades básicas de los trabajadores, asimismo, propusieron establecer salarios mínimos urbanos y rurales, y revisar las prestaciones ligadas al monto del salario.

Gerardo Esquivel, investigador del Colegio de México (Colmex), señaló que el salario mínimo perdió 20 por ciento de su poder adquisitivo de 2004 a 2010, producto del alza de precios en los alimentos registrada en ese periodo. Explica que ese porcentaje de pérdida en el poder de compra es adicional al 70 por ciento de poder adquisitivo que ha perdido el salario desde 1980.

“Cuando una persona gana el salario mínimo, su canasta de consumo es distinta a la del mexicano promedio porque consiste fundamentalmente de alimentos, entonces la canasta que debería usarse para deflactar el salario mínimo y pasarlo a términos de poder de compra, debería ser una canasta acorde al consumo de los trabajadores que ganan salario mínimo”, expuso.

El economista Jonathan Heath dijo que los empleos que después de la crisis de 2009 la mayor parte de los empleos que se han creado son en su mayoría de entre uno y dos salarios mínimos, lo que significa que hay empleos de menor calidad y poder adquisitivo que terminan por impactar en el consumo de los hogares “que está más débil que en cualquier otro momento”.

Esquivel y Héctor Villarreal, director del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), coincidieron en la necesidad de desvincular el salario mínimo de diversos conceptos legales como multas y reglamentos, y fijar un salario mínimo base para esos fines, además, propusieron establecer salarios mínimos urbanos y rurales, ya que cada estado del país tiene diferentes costos de vida.

Por su parte, Chertorivski indicó que el salario mínimo suficiente sería de un monto de 171 pesos, a fin de reducir la brecha frente a los 61 pesos del mínimo actual, y planteó la posibilidad de que los gobiernos locales coadyuven con la mejora salarial pidiendo a los contratistas del Gobierno del Distrito Federal paguen a los trabajadores salarios mayores al mínimo.