Economía

S&P mejora calificación de notas soberanas de México

12 febrero 2014 4:55 Última actualización 12 marzo 2013 13:27

[Bloomberg]  Luis Videgaray comenta en su cuenta de Twitter "Buena noticia que motiva a seguir trabajando". 


Notimex
 
 Standard & Poors (S&P) revisó la perspectiva de las calificaciones soberanas de largo plazo de México de estable a positiva, debido a la mayor probabilidad de aprobación de políticas que fortalezcan más el margen de maniobra fiscal del país y el crecimiento de mediano plazo.
 
Asimismo, la evaluadora internacional de riesgo crediticio confirmó sus calificaciones soberanas en moneda extranjera de largo y corto plazo de BBB y A-2, respectivamente, y en moneda local de A- y A-2, en ese orden.
 
"La perspectiva positiva refleja una mayor probabilidad entre tres de que el gobierno logre obtener aprobación para varias políticas que mejoren significativamente el margen de maniobra fiscal de México e inyecten más dinamismo a su economía", expuso la calificadora.
 
En ese sentido, el secretario de Hacienda, Luis Videgaray Caso, comentó en su cuenta de Twitter que: "Standard & Poor's mejoró la perspectiva de calificación de México de Estable a Positiva. Buena noticia, nos motiva a seguir trabajando".
 
S&P precisa que las calificaciones de México reflejan el historial del gobierno de aplicar cautelosas políticas monetarias y fiscales que han contribuido a que el país tenga bajos déficits gubernamentales y niveles de inflación, que han impulsado la resistencia económica y contenido los niveles de deuda externa y fiscal.
 
Sin embargo, las notas soberanas de México están acotadas por la limitada flexibilidad fiscal y por sus perspectivas de crecimiento económico modesto en el mediano plazo, precisa en un comunicado.
 
Refiere que alrededor de 35% de los ingresos presupuestarios totales proviene del sector petrolero, lo que deja vulnerable al gobierno ante la volatilidad en los precios del crudo y ante una potencial caída en la producción en el mediano plazo, especialmente en tanto la base tributaria no petrolera siga siendo baja.
 
Abunda que la perspectiva positiva refleja una mayor probabilidad entre tres de que el gobierno logre avanzar exitosamente políticas que fortalezcan más el margen de maniobra fiscal de México y su panorama de crecimiento en el mediano plazo, las dos principales limitantes de las calificaciones.
 
La calificadora refiere que anteriores administraciones afrontaron dificultades para aprobar tales reformas durante la última década, dada su propia naturaleza polémica y la necesidad de coordinar entre los partidos en un Congreso mexicano dividido, como todavía es el caso actualmente.
 
"Consideramos que el gobierno ahora tiene una mayor probabilidad que antes de obtener la aprobación para tales políticas, debido en parte al capital político más fuerte del presidente (Peña Nieto). Sin embargo, la aprobación no está asegurada en absoluto", aclara.
 
En su opinión, la capacidad de la administración para capitalizar este reciente impulso político durante sus primeros 12 a 18 meses será crucial para la calificación crediticia futura de México.
 
La firma internacional señala que la economía mexicana creció 3.9% en 2012, impulsada por la demanda interna y por las exportaciones netas, y "esperamos que el ritmo de crecimiento se desacelere modestamente en 2013 hacia 3.5%".
 
Esto, explica, a medida que se reduce la brecha de producción (diferencia entre PIB potencial y PIB actual) y dada la debilidad de la producción industrial estadounidense en el segundo semestre de 2012.
 
Posteriormente, espera que el crecimiento promedie 3.3% en los siguientes años, estimaciones cercanas a su PIB potencial, pero que resultan menores en comparación con la mayoría de otras economías emergentes.
 
"Sin embargo, un impulso robusto a las reformas implicaría avances en las perspectivas de crecimiento a mediano plazo del país", resalta S&P.
 
Anticipa que "podríamos subir las calificaciones de México en el curso de los próximos 18 meses, con base en su evaluación sobre el impacto de las reformas que busquen fortalecer la base de ingresos no petroleros del gobierno general (central y local) y fomentar una mayor inversión.
 
"Por ejemplo, podríamos subir las calificaciones si las reformas reducen la vulnerabilidad de las finanzas públicas del país frente a un marcado descenso en los ingresos petroleros, y si se dan pasos para fortalecer su panorama de crecimiento de largo plazo", plantea.
 
Por el contrario, acota, podría revisar la perspectiva a estable si el gobierno no logra la aprobación para sus propuestas de políticas sustanciales o si, en su opinión, las reformas son insuficientes para fortalecer de manera importante las finanzas públicas del país y contribuir a que alcance una mayor resistencia económica.
 
Aumenta  a "positiva" la perspectiva de crédito soberano
 
La calificadora Standard & Poor's Ratings Services (S&P) aumentó hoy la perspectiva del crédito soberano de largo plazo de México de "estable" a "positiva".
 
En un comunicado, la agencia destacó además que reafirmó la calificación de la deuda soberana de México en moneda extranjera de BBB/A-2 y de la deuda en moneda nacional de A-A-2.
 
El cambio en la perspectiva refleja la posibilidad, mayor de 3 contra 1, de que el gobierno pueda aprobar una serie de políticas que puedan de manera drástica aumentar el campo de acción fiscal del gobierno y aumentar así el dinamismo de la economía.
 
Lisa Schineller, analista de crédito de S&P, apuntó además que la cautela fiscal y monetaria del país es un sostén de la estabilidad macroeconómica y de la fortaleza de la economía en México.
 
"Las calificaciones de México reflejan su histórico récord de prudentes políticas fiscales y monetarias, que ha contribuido a baja inflación y déficit del gobierno, impulsado la resistencia de la economía y contenido niveles de deuda externa y fiscal", apuntó.
 
La agencia precisó sin embargo que la escasa flexibilidad fiscal y modestas perspectivas de crecimiento limitaban las calificaciones.
 
Recordó por ejemplo que 35% de los ingresos presupuestarios del gobierno provienen el sector petrolero, lo que hace que el país sea vulnerable a declives en los precios del crudo y a los niveles de producción en el mediano plazo.
.